miércoles, 13 de junio de 2018

SALSA DE TOMATE FÁCIL

Hola a tod@s!

La receta que os traigo hoy es muy sencillita y sirve para usar en muchas otras. Hasta hace poco, la verdad, no la hacía. Abría un bote, brik o similar de un tomate frito cualquiera y listo. Pero, en mi intento de hacer nuestra alimentación un poco más rica y saludable, he incorporado esta receta a mi lista.

Hoy hacemos SALSA DE TOMATE fácil y rápida.


Vamos allá con los ingredientes.

INGREDIENTES:
  • Bote de 400 g de tomate triturado 
  • ½ cebolleta (o ¼ cebolleta, depende del tamaño de la misma) 
  • 1 diente de ajo 
  • 3/4 cucharadita de sal 
  • 1 cucharadita de azúcar 
  • Pimienta negra (al gusto) 
  • 3-4 cucharadas de aceite 
  • Hierbas aromáticas al gusto. En este caso he usado orégano. 
Echamos el aceite en una sartén y echamos la cebolleta y el ajo que hemos picado finamente.

Lo ponemos a fuego medio-bajo para que no se nos queme ni coja color.

Cuando esté un poco hecho ya, unos 5 minutos más o menos, echamos el tomate y removemos bien.

Lo dejamos que se vaya haciendo unos 15 minutos a fuego medio y medio tapado. Yo no tengo tapa de esas con agujeros para ventilar así que pongo una tapa normal un poco inclinada.

Durante esos 15 minutos removemos de vez en cuando.


Pasado ese tiempo, el tomate debería tener una consistencia mucho menos líquida, así que ya podemos echar la sal, el azúcar y la pimienta.

Removemos bien, dejamos un par de minutos más y quitamos del fuego. Ahora podemos echar las hierbas aromáticas que hayamos elegido.

Con esta cantidad de tomate llega para dos raciones de pasta, por ejemplo.

Espero que os haya gustado!!!


Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso,

Ane



jueves, 31 de mayo de 2018

HAMBURGUESAS DE ATÚN

Hola a tod@s!

Hoy me paso por aquí para traeros una receta muy rapidita y que os soluciona una comida/cena en un pis-pas. Si me seguís en Instagram, ya habréis visto que os he dejado, además, el paso a paso en los Stories destacados de mi perfil.

Son unas HAMBURGUESAS DE ATÚN. Pero de atún de lata, así que no se tarda nada de nada. 


Está claro que podríais comprar unas hamburguesas hechas ya pero, entonces, qué gracia tendría el asunto? Y, además, si no tenéis hamburguesas y os entran las ganas???

Vamos con los ingredientes!

INGREDIENTES:
  • 2 latas de bonito/atún en aceite de oliva (también podéis usar otro tipo de lata de bonito o si tenéis embotado en casa). De las latas pequeñas, las que tienen alrededor de unos 50 g de peso escurrido.
  • 1/4 de cebolleta 
  • 3 cucharadas de pan rallado 
  • 1 huevo 
  • sal, pimienta negra, ajo en polvo y perejil al gusto 
Echamos todo en un bol y mezclamos bien. El atún lo escurrimos antes.

Cuando esté todo bien mezclado, hacemos una bola y metemos el bol al frigorífico como una hora (o si está algo más, da igual).

Sacamos y dividimos la masa en dos. 


Ponemos un pelín de aceite en una sartén y cuando esté ya un poco caliente, ponemos una de las bolas. Aplanamos la hamburguesa con una espumadera, espátula, lo que tengáis.

Son unas hamburguesas un poco frágiles así que yo prefiero aplastarlas ya estando en la propia sartén friéndose que hacerlo antes, que acaban rotas fijo.

Las doramos unos minutos por cada lado (ojo que no se quemen!)

Sacamos y a comer!

Yo esta vez las he puesto tipo plato combinado y el pan que veis en las fotos es pan de pita.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso, 

Ane

jueves, 24 de mayo de 2018

QUICHE DE BRÓCOLI Y SALMÓN

Hola a tod@s!

Que tal lleváis esta semana? Parece que por fin está llegando la primavera! No lo vamos a decir muy alto, por si acaso, que ya sabemos cómo es esto del tiempo en el norte…

Hoy os traigo una nueva versión de una receta de la que ya tenéis varias versiones en el blog.

QUICHE DE BRÓCOLI Y SALMÓN 


Y después de hacerla y comerla, he de decir que ha sido una de las que más me han gustado!

Vamos ya con los ingredientes!

INGREDIENTES:
  • 1 placa de masa brisa 
  • 150 g de brócoli 
  • 100 g de salmón ahumado
  • 4 huevos tamaño L
  • 200 ml de nata para cocinar 
  • 50 g de queso rallado Emmental 
  • sal y pimienta negra 
Precalentamos el horno a 180º, con calor arriba y abajo.

Preparamos el molde. Yo le echo primero spray desmoldante y después pongo la masa brisa. Lo que me sobre de los bordes, lo recorto. Suelo pasar un rodillo por encima del borde para recortar lo que sobra. Después pincho con un tenedor toda la base, pongo un papel de horno encima y, encima de este, garbanzos. Todo esto es para que no se suba la masa. Metemos al horno 15 minutos.

Mientras tanto, lavamos el brócoli, le quitamos los tronquitos duros y lo echamos en agua hirviendo unos 6-7 minutos. Pasado este tiempo, quitamos el agua caliente y lo ponemos en agua fría un momento. Después, lo escurrimos y reservamos. 


En un bol vamos batiendo los 4 huevos. Añadimos la nata, mezclamos bien y salpimentamos al gusto.

Cuando pasen los 15 minutos de horno, sacamos la masa de la quiche. Ahora tenemos que quitar los garbanzos y el papel de horno que habíamos puesto. Podéis esperar a que enfríe un poco o, como yo, no esperar, jaja. Soy muy impaciente…

Con la masa lista ya, echamos casi todo el brócoli y el salmón (dejamos un poquito para echar al final por encima y que se vea bien luego). Lo distribuimos bien para que quede por todos los lados.

Vertemos la mezcla de los huevos y la nata y acabamos con el brócoli y salmón que habíamos dejado para el final (esto es sólo para que quede bonito y se vea de que es la quiche). Si lo queréis echar todo junto, sin problema.

Echamos el queso rallado por encima y metemos al horno unos 30 minutos a 180°.

Sacamos y a comer!!!!

Ya me contaréis que tal! A mí me ha encantado! 


Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso, 
Ane

miércoles, 9 de mayo de 2018

CREMA DE CALABACÍN

Hola a todos!

Hoy os traigo una receta muy facilita de las que suelo hacer en mi día a día en casa.

Es una crema de calabacín.


Soy bastante aficionada a hacer cremas de diferentes sabores y tenerlas en el congelador. Así vas solucionando algunos primeros platos o cenas de la semana.

Son todas súper fáciles de hacer. Sólo es cuestión de ir combinando sabores y puedes hacer cremas o purés de mil cosas.

Vamos allá con la receta de hoy!

INGREDIENTES (unas 3 raciones):
  • 3 calabacines grandes, unos 900 g antes de pelar y quitar esquinas y demás...
  • 1 patata grande 
  • 1 cebolleta 
  • 450-500 ml de agua o hasta cubrir la verdura 
  • 100 ml de nata cocinar 
  • Aceite, pimienta negra y sal 

Lo primero que vamos a hacer es pelar, lavar y cortar los ingredientes. En este caso, yo he pelado el calabacín, pero podéis dejar la piel o echar un poquito sólo para darle color a la crema (al gusto).

Ponemos una olla a fuego medio. Echamos un poquito de aceite y ponemos a pochar un poco la cebolleta que hemos picado.

Pasados unos pocos minutos, añadimos la patata troceada, damos un par de vueltas y añadimos el calabacín.

Echamos sal y pimienta negra al gusto y cubrimos con agua.

Dejamos que se haga unos 20 minutos a fuego medio o medio-alto. Vamos mirando de vez en cuando para ver si necesitamos echar algo más de agua.

Pasado este tiempo, añadimos la nata y dejamos que se cocine un poco más. Yo lo he dejado unos 8-10 minutos más a fuego medio.

Trituramos con la batidora hasta lograr la consistencia deseada. Si veis que va a quedar demasiado líquido o demasiado espeso, podéis añadir o quitar agua.

Como veis, es súper fácil de hacer y, como esta, se pueden hacer mil cremas más!

En este caso, con estas cantidades, han salido 3 raciones, pero la verdad es que, oh misterios de la cocina, haciendo lo mismo otras veces me ha salido algo más. Quizás eché más agua o quien sabe… 

Para decorar, he puesto una mezcla de semillas por encima, pero podéis poner lo que os apetezca.

Si os apetece pasaros por mi Instagram, allí tenéis el paso a paso en fotos en las Stories Destacadas en mi perfil.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Besos, 
Ane

jueves, 3 de mayo de 2018

CROQUE CAKE DE PAVO Y QUESO

Hola a tod@s!

Tengo una libretita en la que me voy apuntando las recetas que me gustaría ir haciendo: ideas que se me ocurren, platos que veo a otra gente o en los libros, los menús que quiero hacer cada semana, etc.

El caso es que tenía una receta pendiente desde hace mil. Es una receta fácil, que puedes hacer con diversos ingredientes (unos más sencillos y otros menos) pero, por H o por B, pues no la había hecho hasta ahora.

Son los famosos CROQUE CAKES que, básicamente, son pasteles salados al horno. Yo los conocí a través de la web de Webos Fritos, en donde podéis encontrar varias combinaciones de este tipo de pastel.

En este caso hemos hecho el CROQUE CAKE DE PAVO Y QUESO en un molde tipo plum cake (vamos, el típico de los bizcochos de toda la vida que, concretamente, el mío mide 30x12x7,5). 


Por un lado deciros que es bastante fácil de hacer y, además, el que os propongo hoy, como es el primero que hago, he optado por el más sencillo desde mi punto de vista. Peeero (sí, hay un pero) me ha resultado difícil de desmoldar (en caso de que queráis desmoldarlo entero). Podéis o bien hacerlo en un molde tipo plum cake desmoldable (que yo no tengo, error mío) o directamente servirlo en el molde e ir cortando y sirviendo directamente de allí (que es lo que he tenido que hacer yo). Y eso que había puesto papel de horno por debajo para poder desmoldar fácil. Pero no ha habido manera. Lo volveré a intentar y os cuento. Por el momento, os dejo la receta.

INGREDIENTES:
  • Pan de molde. Lo ideal sería que usarais el que es alargado, que es perfecto para este tipo de pasteles y además ya viene sin corteza. Yo lo he comprado en Mercadona y he usado unas 4 planchas 
  • Lonchas de pavo. He puesto 5 pero un poco al gusto y también en función del grosor de las mismas 
  • 50 g de mantequilla sin sal 
  • 50 g de harina de trigo 
  • 500 ml de leche entera 
  • sal 
  • pimienta negra 
  • entre 100 y 150 g de queso rallado, que en este caso ha sido Emmental 


Lo primero que tenemos que hacer es la bechamel.

Ponemos en una sartén a fuego medio la mantequilla y, cuando se funda, añadimos la harina y removemos con unas varillas continuamente.

Cuando está bien disuelto todo, vamos añadiendo la leche, que debe estar un poco templada, y poco a poco mientras seguimos removiendo. Así hasta que acabemos de echar toda. Seguimos removiendo y cocinándolo unos minutos y veremos que va espesando. Después de unos 5 minutos, añadimos la sal y pimienta negra (al gusto) y unos 100 g del queso. Removemos hasta que esté todo bien incorporado y reservamos. 


Precalentamos el horno a 180°.

Ahora vamos a montar el pastel. Ponemos papel de horno en el fondo, una tira a lo largo y otra a lo ancho. Esto se supone que nos ayudará luego a desmoldar. Pero como en mi caso me ha sido imposible (no sé exactamente cuál habrá sido el problema, si demasiado peso, humedad, …), os recomendaría el molde desmoldable.

Ponemos una plancha de pan de molde. Si no es del mismo tamaño que el molde, las cortamos o añadimos más trozo. Ponemos una capa de pavo y otra de bechamel.

Otra vez ponemos pan de molde, pavo y bechamel.

Y acabamos poniendo la última de pan de molde, la bechamel que nos quede y queso rallado.

Metemos al horno unos 25-30 minutos, sacamos, dejamos reposar y desmoldamos o servimos tal cual.

Es un plato contundente entre la bechamel, el queso y el pan. Así que llega para unas cuantas raciones. Podríais acompañarlo con una ensaladita, como he hecho yo. Y, como os comentaba, podéis hacerlo con otros ingredientes como verduras, por ejemplo. 



Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día. 

Un beso, 

Ane

miércoles, 25 de abril de 2018

BRAZO DE GITANO DE CHOCOLATE Y NATA

Hola a tod@s!

Lo que me está costando últimamente escribir los posts! Bueno, más que escribirlos, encontrar tiempo para hacer recetas un poco chulas.

Como algunos ya sabréis, he empezado a trabajar unas horas a la semana y me estoy reorganizando un poco. Y si además añadimos alguna receta que no salió como debía, estar con la peque en casa y demás, pues eso se traduce en varios días sin aparecer por aquí. Pero ya sabéis que en Instagram siempre estoy…

Hoy vamos a hacer un BRAZO DE GITANO DE CHOCOLATE Y NATA. 



La elección de este postre no ha sido casual. Este fin de semana tenemos una comida en un txoko y tenía intención de llevar el postre, así que pensé en hacer algo que ya hubiera hecho antes pero dándole una vuelta. Hace tiempo publiqué la receta del BRAZO DE GITANO SENCILLO, así que la idea es parecida pero un poco más elaborada (tampoco mucho más). Es un brazo de gitano donde el bizcocho va a llevar un poco de cacao, el relleno es de nata con un pelín de vainilla y va cubierta con un glaseado de chocolate. Para gustos colores, pero a mí me parece que está súper rico. Así que vamos con los ingredientes!!! (nota: no os preocupéis chicos, este no es el que llevaré, haré otro!)

INGREDIENTES

Para el bizcocho:
  • 4 huevos tamaño L 
  • 100 g de azúcar + 2 cucharadas más
  • 80 g de harina 
  • 20 g de cacao en polvo sin azúcar Pedro Mayo
  • 8 g de levadura tipo Royal (como ½ sobrecito) 
  • Un poco de azúcar glacé 
Para el relleno:
  • 300 ml de nata para montar 35% M.G.
  • 20 g de azúcar glacé 
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla 
Para el glaseado:
  • 100 g de chocolate negro para repostería (yo uso el de Nestlé)
  • 100 ml de nata para montar 35% M.G.
  • 20 g de mantequilla sin sal
  • Fideos de chocolate (o lo que os apetezca para decorar) 



Empezamos por el bizcocho, que se hace igual que el del brazo de gitano que os puse la otra vez, sólo que sustituimos un poco de la harina por un poco de cacao. Pero os lo vuelvo a poner.

Precalentamos el horno a 180°.

Separamos las yemas de las claras. Por un lado, tenemos que batir las yemas con las dos cucharadas de azúcar hasta que estén claritas y reservamos. Por otro lado, tenemos que montar las claras a punto de nieve.

Cuando las claras ya estén montadas, vamos echando los 100 g de azúcar poco a poco mientras seguimos batiendo.

Cuando esté todo bien mezclado y las claras bien montadas, añadimos la mezcla de las yemas y lo mezclamos con una espátula de silicona, poco a poco, procurando que las claras no se bajen.

Cuando esto último ya esté, añadimos la harina junto con la levadura y el cacao, que previamente hemos tamizado. También lo añadimos con la espátula de silicona, con movimientos suaves y envolventes para que las claras no se bajen.

Engrasamos la bandeja del horno, ponemos encima papel de horno y echamos la mezcla. Os quedará muy finita. De eso se trata. Metemos al horno y lo dejamos unos 10 minutos.

Cuando lo saquemos, con una espátula, separamos las esquinas.

Tenemos que tener preparado otro papel de horno cubierto de azúcar glacé. Volcamos nuestra plancha de bizcocho sobre este papel y quitamos el papel que lo cubre (el que estaba en el horno).

Nota: en vez de volcarlo sobre el papel, si creéis que es más fácil hacerlo de otra manera, como por ejemplo, poniendo una tabla encima y dando vuelta como si estuvierais dando vuelta a una tortilla de patatas, adelante!

Hacemos un rollo con el bizcocho y el papel sobre el que lo hemos volcado y lo dejamos así hasta que enfríe. 

Mientras se enfría el bizcocho, preparamos el relleno. 



Simplemente tenemos que montar la nata. Cuando esté un poco montada, añadimos el azúcar glacé y la cucharadita de vainilla y acabamos de montar. Tiene que quedar bien firme.

Para montar bien la nata, lo ideal es que tanto la nata como el bol y las varillas con las que la vayas a montar estén bien frías.

Cuando el bizcocho esté frío, deshacemos el rollo y añadimos toda la nata por encima con una espátula. Volvemos a hacer el rollo (ya sin el papel de horno por medio) y lo dejamos encima de una rejilla (la del horno nos vale), que habremos puesto encima de una bandeja cubierta con papel de horno (la bandeja del horno también nos vale).

Ahora ya, por último, hacemos el glaseado de chocolate. Es muy sencillo. Ponemos en un bol el chocolate troceado junto con los 100 ml de nata y lo metemos al microondas a máxima potencia en intervalos de 30 segundos para que no se queme el chocolate. Es decir, metemos 30 segundos, sacamos y removemos y así hasta que removiendo ya podamos derretir todo. Con un par de tandas de microondas, en mi caso, ha sido suficiente.

Cuando esté deshecho el chocolate, añadimos la mantequilla y, con el propio calor del chocolate y removiendo, se deshará.

El glaseado lo echamos poco a poco por encima del brazo de gitano, cubriéndolo bien. El sobrante que cae por los lados, caerá sobre el papel de horno que hemos puesto en la bandeja.

Para finalizar, yo he echado unos fideos de chocolate pero podéis echar lo que más rabia os dé!

Dejamos reposar un poco, hasta que el chocolate acabe de caer y, con una espátula por cada lado (o lo que tengáis en casa, una espumadera por ejemplo), trasladamos el brazo de gitano a un plato, fuente, etc… y lo metemos al frigorífico unas horas para que el chocolate acabe de enfriarse. Yo, de hecho, lo he tenido toda la noche. Y lo he mantenido guardado en el frigorífico todo el rato por el relleno de nata (si es que no os lo coméis de una sentada).

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día. 

Besos, 
Ane



miércoles, 4 de abril de 2018

COOKIES CON CHIPS DE CHOCOLATE

Hola!!! Ya he vuelto!!

Después del parón de Semana Santa, ya estamos de nuevo en el blog.

El primer día después de las vacaciones lo he dedicado, entre otras cosas, a cocinar. He hecho algunos platos saludables que comeremos durante la semana, como, por ejemplo, crema de brócoli y tomate para dos días. También he dejado cocidas unas vainas para tenerlas ya preparadas para otro día, arroz con pollo al curry con leche de coco (de este plato tenéis la receta en el blog y el paso a paso en las Stories Destacadas en Instagram), etc. Y, además, por fin, he hecho mi primera receta del libro de Anna Olson que me regalaron en Navidades!

Teniendo en cuenta que han pasado 3 meses, ya era hora!

Era difícil elegir entre tanta receta pero al final me he decidido por las COOKIES CON CHIPS DE CHOCOLATE. 


Este tipo de galletas me encantan y sigo en la búsqueda de una receta que, cuando las coma, muera de amor. En el blog ya puse hace tiempo una receta de galletas de chocolate de la que no estaba 100% satisfecha. Estas no son galletas de chocolate sino galletas con chips de chocolate, que se acercan más a lo que busco en mi camino galletil. Son muy fáciles de hacer, así que os cuento la receta!

COOKIES CON CHIPS DE CHOCOLATE

(Yo las he hecho bastante grandes y me han salido 16, podéis hacerlas pequeñitas y tener unas 30. La autora del libro pone que, con estas medidas, pueden salir hasta 3 docenas. Debe ser que allí por Canadá las hacen muy pequeñas y no tienen hambre, jaja)

INGREDIENTES: 
  • 115 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 105 g de azúcar moreno
  • 50 g de azúcar blanquilla
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 185 g de harina de trigo
  • 20 g de maicena (en la receta original pone 2 cucharadas, yo he echado algo menos, aunque claro depende de las cucharadas de cada uno...)
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 100 g chips de chocolate ( o los que queráis)


Precalentamos el horno a unos 170-180°.

Mezclamos la mantequilla, que debe estar blandita, con el azúcar moreno y el azúcar blanco, hasta que quede una masa homogénea.

Añadimos la vainilla y el huevo y seguimos mezclando.

En otro bol mezclamos la harina, la maicena, la sal y el bicarbonato.

(Nota: en esta receta no indica que tamicemos la harina, cosa que yo hago siempre, así que he probado a no hacerlo y queda bien. Pero si os apetece tamizar, pues a tamizar se ha dicho! Aunque dudo que os apetezca…)

Unimos las mezclas de los dos boles y mezclamos. 

Echamos los chips de chocolate y mezclamos. Yo reservo unos pocos para poner encima de cada galleta antes de meter al horno, para que se vean bien.

Preparamos una bandeja de horno con papel sulfurizado.

Para hacer las galletas no hay que hacer bolitas ni nada. Con una cuchara normal (no cucharilla, sino cuchara) cogemos porciones de la masa y las ponemos sobre el papel (pero ya os he dicho antes que podéis hacerlas del tamaño que os apetezca, así que, si queréis con cucharilla, pues con cucharilla). No hace falta darles forma de bola ni aplastarlas ni nada. Luego ellas en el horno cogen forma de galleta. Hay que dejar espacio entre ellas, que en el horno se expanden bastante. Yo, de hecho, como las he hecho grandecitas, las he puesto en tandas de 6. 



Las tenemos 10 minutos en el horno, sacamos, dejamos un momento reposar y las pasamos a una rejilla a acabar de enfriar.

Podéis dejarlas en el horno medio minuto menos y que estén más blanquitas y tiernas al sacar o un minuto más y que queden más doraditas y duritas. Para gustos. 

Para guardarlas, en un recipiente hermético. Os durarán unos 3 días aunque dudo mucho que duren tanto....

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día. 

Besos, 
Ane