jueves, 16 de febrero de 2017

TORRIJAS DE PAN

Ya tenía ganas de hacer esta receta para el blog!!! Que cosa más rica las torrijas! Además sencilla, que se hace con cuatro cosas!

Cuando empecé con el grupo de Facebook, una de las sugerencias que me hicisteis fueron las torrijas, así que aquí están.


Según la Wikipedia, la torrija es: un dulce de origen europeo, de larga tradición en España. Consiste en una rebanada de pan habitualmente de varios días que es empapada en leche o vino y, tras ser rebozada en huevo, se fríe en una sartén con aceite. Se endulza con miel, melaza o azúcar y es aromatizada con canela. Su consumo es típico de la Cuaresma y de la Semana Santa. La emigración española ha popularizado las torrijas por el Caribe Español, Ámerica del Sur, Centroámerica y México.

Y básicamente es eso. Esta receta no tiene mucho misterio.

Hay muchas recetas y pequeñas variaciones de una a otra, partiendo de una base común.

En este caso, he añadido un poco de piel de naranja al infusionar la leche.

También contaros que hecho un par de pruebas con dos tipos de panes. Por un lado, he usado un pan del día anterior, una barra normal. Y por otro, he usado un “pan para torrijas” que encontré en el supermercado. Es como un bolsa de pan de molde, sólo que los panes son mucho más gordos, para que tengan más miga y demás. Los dos han salido ricos, lo que pasa es que el que es más tipo molde o brioche, absorbe más leche. Al final, en el que he hecho con barra del día anterior, la textura es un poco más durita y los otros quedan más blanditos. Esto ya es un poco a gusto del consumidor. Eso sí, si lo hacéis con barra, intentad que se mojen bien bien con la leche, dejarlos un poquito que empapen. Y que sea barra con miga!

INGREDIENTES (para unas 8 torrijas):
  • Pan (barra del día anterior, pan más tipo molde o brioche…al gusto)
  • 1/2 litro de leche (depende del pan pudiera ser que necesitéis un poco más, depende de lo que absorba)
  • 1/2 rama canela
  • Cucharada y media de azúcar para la leche y 100 g de azúcar para endulzar
  • Dos trocitos de piel naranja
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de canela
  • Aceite

Ponemos el medio litro de leche en un cazo junto con la cucharada y media de azúcar, la media rama de canela y dos trocitos de piel de naranja. Lo calentamos a fuego medio y cuando esté a punto de hervir, retiramos del fuego y lo dejamos infusionar unos minutos mientras además se enfría un poco la leche.

Hemos puesto, mientras tanto, las rebanadas de pan en una fuente donde después echaremos la leche infusionada.

Las rebanadas tienen que tener unos dos dedos de ancho, más o menos.

Quitamos los trozos de naranja y la canela de la leche y la echamos por encima del pan. Dejamos que empape y les damos la vuelta, para que queden bien por los dos lados. Dependiendo del tipo de pan, tendréis que dejarlas más o menos para que empapen bien (las mías tipo molde creo que han absorbido todo en medio segundo, las de pan normal tardan un rato más, dejarlas ahí hasta que veáis que están empapadas).

En un plato batimos un par de huevos y en otro plato mezclamos 100 g de azúcar con una cucharadita de canela molida.

Pasamos cada torrija por el huevo batido, la freímos en aceite de oliva y la dejamos unos segundos en un plato con papel de cocina para que absorba el aceite.

Seguidamente, pasamos cada torrija por el azúcar más la canela y listo!

Una receta super fácil y que en mi casa, por lo menos, triunfa.



Os dejo haciendo torrijas como locos. Este fin de semana nos vamos de alubiada. Ya os contaré qué tal hemos comido, qué tal el sitio, etc… a ver si puedo sacar unas fotos chulas!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.

Besos, 
ane




martes, 14 de febrero de 2017

CURSO DE REPOSTERÍA EN LA ESCUELA DE AINGERU ETXEBARRIA

Hola! Qué tal este inicio de semana?

Como ya os comenté la semana pasada en el post de las piruletas, este fin de semana he ido a uno de los cursos que hacen en la Escuela de Cocina de Aingeru Etxebarria, aquí en Bilbao. Fue el sábado por la mañana y era un curso de repostería. 


Como siempre, llegué la primera. De hecho, la persiana aún estaba bajada, jajaja… Me sentí como el repelente niño Vicente. Pero, además de que soy una persona muy puntual, la verdad es que me apetecía ir. Es aprender algo que te interesa de verdad y eso no cuesta.

Según entrábamos, nos fuimos situando en la zona donde íbamos a hacer las recetas. Éramos 9 y cocinamos en grupos de 3.

Las recetas que hicimos fueron:
  • bizcocho de espinacas y crema de queso
  • crema pastelera
  • tejas
Al finalizar las 3 recetas, los bizcochos de espinacas pudimos decorarlos un poco al gusto de cada uno, con la crema de queso, con la crema pastelera o con frutas que teníamos allí. O incluso con chocolate. Más arriba os he dejado una foto de la mía.

La verdad es que soy muy fan del chocolate pero, como en casa ya lo uso bastante, la decoré sólo con queso y fruta, por cambiar.

Todas las recetas se cocinan entre todos. Mientras uno iba haciendo una parte del bizcocho, otro iba haciendo la crema y así con todas las recetas. Te sientes un poco como si estuvieras en la prueba de grupo de Masterchef.

Las recetas te las dan todas en papel para que te las puedas llevar. De hecho, nos dieron un par más que no hicimos, así que ya tengo más recetillas para hacer en casa. En este post no os voy a poner ninguna, es únicamente para contaros mi experiencia, pero prometo hacer alguna de las recetas que aprendimos.

Los platos que haces también te los puedes llevar. En nuestro caso, en vez de hacer un bizcocho enorme, hicimos 3 finitos, así pudimos decorar uno cada una y llevarlos a casa. Lo mismo que las tejas, que nos llevamos una cajita cada uno. De la crema pastelera no os puedo decir mucho, porque a mí no me hace mucha gracia, así que no me llevé nada. Y no me fijé en cómo se la repartieron mis compañeras.




La profesora, Leire Eguilondo, explica súper claro. Y no sólo las recetas que toca ese día hacer, sino que va dejando pinceladas de otras recetas o de otros trucos. Por ejemplo, nos enseñó cómo usar el Isomalt, que es una especie de azúcar que se calienta y con el que después se pueden hacer hilillos de caramelo, darles formas y utilizarlo como decoración para las tartas. 

Los cursos monográficos como este de repostería, que sólo son un día, os los recomiendo como experiencia, para pasar un rato divertido si os gusta cocinar o para empezar a cocinar. En mi caso, me lo pasé genial pero, la verdad, lo que me gustaría es ir a un curso de mucho más tiempo donde aprender a cocinar bien, no a hacer un par de recetas. Podéis probar un sábado como yo y ver si os gusta el sitio, la profesora, etc. Y después plantearos un curso más en profundidad. Yo me lo planteo claramente aunque no sé si finalmente podrá ser.


La academia de cocina Aingeru Etxebarria está en la calle Errekakoetxe nº 2, en Bilbao. Cerca de La Alhóndiga. Y este curso monográfico que hice tiene un precio de 50€

Ahora mismo tienen la web en construcción pero mientras tanto, podéis echar un vistazo a sus fotos en Facebook a Instagram.

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también en Instagram, Cookintoki

Un beso para todos!

jueves, 9 de febrero de 2017

PIRULETAS PARA SAN VALENTÍN

Hola a tod@s!!

Que tal os va la semana??? Espero que genial.

Yo, además de traeros una receta, os cuento que el sábado voy a ir a un curso de repostería en una escuela aquí en Bilbao. A ver qué tal! Es la primera vez que voy a ir un curso de este tipo (online sí que he hecho ya algunos). Lo mismo me engancho y ahora me apunto a todos! Depende como se dé la cosa, si puedo sacar fotos y demás, igual hago una entrada en el blog con la experiencia del curso. Si no, de todas formas, os lo contaré en el grupo de Facebook o por Instagram.


Bueno, como la semana que viene es San Valentín, os traigo una receta super fácil acorde a la fecha. La verdad es que nunca he celebrado San Valentín, cierto es, pero también soy de la opinión que cualquier excusa es buena para celebrar lo que sea. No hace falta comprar regalazos ni nada, pero hacer una recetita bonita… A quién no le va a hacer ilusión???

Lo que os propongo es hacer unas piruletas de San Valentín. Tienen que tener forma de corazón. Si no, serían piruletas de otra fecha, así que necesitaréis un cortador con forma de corazón. Y también necesitaréis palitos para las piruletas. Podéis encontrar las dos cosas en estos enlaces que os dejo de Nube de Caramelo: cortador de corazón y palitos

Son piruletas rellenas. El relleno va un poco al gusto. Yo las he hecho de 3 sabores: chocolate, frambuesa y dulce de leche.

INGREDIENTES:
  • 1 placa de masa quebrada
  • Dulce de leche
  • Chocolate negro
  • Mermelada de frambuesa
  • 1 huevo
  • Agua 
  • Azúcar

Precalentamos el horno a 180° con calor arriba y abajo y sin aire.

Extendemos la masa quebrada y le damos un poco con un rodillo para que quede finita. Es importante que quede fina. Yo he hecho pruebas con más y menos fina y definitivamente no queda igual.

Tenemos que ir cortando toda la masa con el cortador de corazón. Haced los corazones muy cerca unos de los otros para aprovechar bien toda la masa. Cuando acabéis de hacer esto, con los restos, los podéis volver a amasar y empezar de nuevo y así sacáis más corazoncitos.

A mí, con una placa de masa quebrada, me han salido unas 20 piruletas (cada una lleva 2 corazones) pero dependerá del tamaño de vuestro cortador y de lo fina que hagáis la masa. Si es finita os saldrá alguna más. Como he estado haciendo pruebas con la masa, a mi me podría haber salido alguna más.

En la mitad de los corazones he puesto el relleno. En unos he puesto un poquito de mermelada de frambuesa, en otros dulce de leche (esto probablemente no tengáis en casa, podéis encontrarlo aquí) y en otros chocolate negro (un trozo de onza, también depende de cómo sea la tableta, las onzas…). Todo esto es un poco al gusto, tanto los sabores como la cantidad. Lo único que os digo es que no rellenéis muchísimo que luego se sale!!!

Cuando tengáis el corazón con el relleno encima, ponéis el palito de la piruleta en medio, apretáis un poco con el dedo, mojáis los bordes del corazón con agua y ponéis otro corazón encima. Con un tenedor, marcáis los bordes (como cuando hacemos las empanadillas).

Y así con todas. Las ponéis en una bandeja de horno con papel de horno, valga la redundancia. Y ahora tenéis que pintarlas con huevo batido y echarles por encima un poquito de azúcar a cada una.

Metéis al horno unos 25-30 minutos o hasta que estén doraditas y listo. Lo mejor es que estéis un poco atentos y las saquéis cuando veáis que están listas.



Les podéis poner unos lacitos o algo chulo para decorar. Como veis en las fotos, yo he usado una taza llena de arroz para sostener las piruletas. Es una idea por si las queréis presentar así.

Espero que os haya gustado la receta!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki (que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog) o en el perfil de Instagram Cookintoki

Un besote para tod@s!


P.D.: Si sois de Bilbao, y preferís comprar las cosas en tienda y no por internet os dejo un par de direcciones donde podéis ir (ya os iré dejando más en otras entradas). Lord Cupcake en Particular de Indautxu y Ferretería Urieta en Alameda San Mamés (que tienen un apartado solo de repostería)

miércoles, 1 de febrero de 2017

PAN DE LECHE

Hola a todos!!

La receta de hoy es un clásico. Pan de leche. No es que suela comer mucho este tipo de bollos pero, la verdad, siempre que voy a un supermercado los veo y me apetece comer uno… O cuando pasas por una pastelería, que esos sí que tienen buena pinta… Por cierto, entiendo que pan de leche o bollo suizo es lo mismo, como le llamáis vosotros??

Bueno, el caso es que he decidido hacer unos caseros y la verdad es que han quedado genial! 


La receta la encontré en un sitio de internet ( aunque he variado alguna pequeña cosilla) un poco por casualidad (no es de los que sigo habitualmente, se llama Do It Yourself, es decir, Hazlo tú mismo) pero luego he buscado en otros sitios y se puede hacer de diferentes maneras, así que volveré a intentarlo, porque aunque han salido bastante bien, la manera de hacerlos no estoy segura que esta sea la más correcta.

Antes de empezar he de decir algunas cosas sobre la receta. En sí, no tiene dificultad en cuanto a los ingredientes o lo que hay que hacer. Eso sí, armaos de paciencia, porque la masa que sale es pegajosa no, lo siguiente… Digamos que tiene ciertas dificultades “logísticas”.

Os pongo la receta y os voy contando lo que yo he hecho con los materiales que yo tengo.

INGREDIENTES (a mí me han salido 19 panes)
  • 525 g de harina
  • 110 g de azúcar
  • 100 g de mantequilla
  • 125 ml de leche entera
  • 12,5 g de levadura fresca (no es levadura tipo Royal, es levadura FRESCA, está en la zona de refrigerados de los súper y la que yo he comprado se llama LEVANOVA)
  • 3 huevos
  • 1 huevo y azúcar para poner por encima antes de meter al horno
Para hacer la masa he usado mi batidora/amasadora pero entiendo que todo el mundo no tiene esto en casa. Podéis probar con una batidora normal pero cuando empecéis a echar la harina, igual se os empieza a pegar todo y tenéis que acabar o con una espátula o a mano... La verdad es que no lo sé porque no lo he probado. Por eso os digo también que os intentaré traer otra manera de hacer la receta. A mí me ha parecido fácil pero llega a un punto en que la masa es un pelín difícil de manejar.

Lo primero echamos el azúcar y los 3 huevos y batimos hasta que estén bien unidos. Luego añadimos la mantequilla bastante blandita y lo mezclamos todo.

Por otro lado, hemos calentado un poquito la leche y hemos deshecho en ella la levadura fresca. Añadimos la leche con la levadura a la mezcla anterior.

Aquí, a mí, lo que me ha pasado es que la mantequilla no se me acababa de deshacer del todo, pero luego al ir echando harina ya se ha unido todo bien.

Tamizamos la harina y la vamos echando a la mezcla poco a poco mientras batimos/amasamos.

Veréis que ya queda todo bien unido y poco a poco, la mezcla se irá haciendo más densa.

La receta original indicaba 500 g de harina pero a mí no me ha parecido suficiente. Cuando ya está toda la masa hecha hay que intentar hacer una bola con ella (a mano) pero me resultaba prácticamente imposible. Es hiper pegajosa así que he ido echando un poquito más de harina hasta que he podido amasarla mejor y cogerla y ponerla en un bol aparte. Al final habré usado unos 525 g de harina.

Después la dejamos reposar una hora, tapadita en un bol para que crezca.

Otro apunte. A mí, en este paso, no me ha crecido mucho pero la verdad es que lo que sí ha hecho es dejar de estar tan pegajosa.


Después de la hora de reposo, tenemos que ir separando la masa en trocitos de unos 50 gramos y amasarlos con forma de mini panecillos.

Mi recomendación, si puede ser, es que pongáis los panecillos en recipientes hondos y sobre papel de horno. Tienen que estar separados los unos de los otros, porque ahora sí crecen (a mí por lo menos). Por eso digo lo de recipientes hondo, porque crecen a lo alto y a lo ancho.

Lo ideal sería que el recipiente hondo lo pudieras meter luego al horno, pero si no tienes, luego, con ayuda mejor que sin ella, puedes pasar los bollos con el papel de horno a una bandeja normal de horno.

Cuando tengamos hechos los panecillos, los dejamos reposar. Yo los he tenido 2 horas y media más o menos.

Después de este tiempo, les hacemos dos cortes/rayas en la superficie, los pintamos con huevo, echamos un poco de azúcar por encima y los metemos al horno (previamente calentado) unos 12 minutos a 180°. Yo he tenido que hacer dos tandas porque, como tienen que estar separados, no me cabían todos a la vez.


Espero que os haya gustado la receta! Es un poco liosa de explicar, si tenéis cualquier duda me decís!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. De hecho, esta semana, os he dejado una receta de salmón con costra de mostaza super rico!

Un besote para tod@s!

jueves, 26 de enero de 2017

TARTA GUINNESS

Hola a tod@s! Qué tal va la semana???

Hoy os traigo una receta que es la primera vez que hago y que, a pesar de eso, ha quedado increíble (cosa que no siempre sucede con las primeras veces). 


Tenía muchas ganas de hacerla porque había oído hablar de ella a mucha gente. Y, además, tenía ganas de hacer algún dulce que fuera un poco típico de otros lares… Así que me lanzo con una pedazo de Tarta Guinness.

Antes de nada (este comentario lo incluyo a última hora) decir dos cosas. Una: que he probado la tarta (nunca había comido una Guinness) y me ha parecido la bomba. Dos: en esta receta, claramente, las fotos no hacen justicia a la tarta. Haced esta receta y ya me contaréis que tal está.

He intentado indagar un poco acerca del origen de la tarta y la verdad es que todos los caminos me llevan a Nigella Lawson, una cocinera británica que hace unas cosas riquísimas. Yo pensaba que sería una tarta de estas que se hacen desde hace unos 258 años, exactamente desde que existe la Guinness. Pero parece que Nigella es la reina de la tarta Guinness. De hecho, consulté a mi amiga Raquel, que ha vivido un tiempo en Glasgow, y me comentó que una amiga suya solía hacer esta tarta. Le pregunté: Y que receta hacía? Repuesta: La de Nigella. Pues nada, ahí voy con su receta!

INGREDIENTES para el bizcocho:
  • 250 ml de cerveza Guinness
  • 250 g de mantequilla sin sal
  • 75 g de cacao en polvo (yo uso Pedro Mayo)
  • 400 g de azúcar
  • 2 huevos tamaño L
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 140 ml de nata para montar (he visto recetas tanto con nata de cocinar como de montar, yo lo he hecho con la de montar y ha quedado bien)
  • 275 g de harina
  • 2,5 cucharaditas de bicarbonato sódico
Precalentamos el horno a 180°. Como siempre, calor arriba y abajo y sin aire.

Por un lado, en un cazo, echamos la cerveza y ponemos a fuego medio. Cuando se empieza a calentar, echamos los 250 g de mantequilla cortada en trocitos. Vamos removiendo hasta que se deshaga del todo. Cuando esto ocurra, lo quitamos del fuego y echamos el azúcar y el cacao. Seguimos removiendo para que se deshaga todo.

Por otro lado, batimos los dos huevos, la nata para montar y la cucharadita de vainilla. Cuando esté bien batido, echamos la mezcla anterior (la de la cerveza) a esta y removemos bien.

Ahora solo nos queda añadir la harina y el bicarbonato que previamente hemos tamizado. Y mezclar todo muy bien.


El molde que yo he usado es un molde desmontable de 20 cm de diámetro.

Lo que hago es ponerle un poco de papel de horno en la base y lo sujeto al cerrar el molde. Y después le echo spray antiadherente. Podéis encontrar spray aquí, en Nube de Caramelo.

Metemos al horno. Yo lo he tenido unos 55 minutos. En la receta original pone de 45 minutos a una hora, así que tenéis que ir mirando y, cuando os salga el palillo o similar limpio (un palillo igual es un poco pequeño en este caso que la tarta es más grande), pues ya está.

Sacamos, dejamos reposar hasta que esté frío y desmoldamos.

INGREDIENTES para el frosting:
  • 150 g de azúcar glacé
  • 250 g de queso tipo philadelphia
  • 290 ml de nata de montar
El frosting es muy fácil. Sólo hay que tamizar el azúcar glacé y batirlo junto con el queso. Y, por otro lado, montar la nata, que es mejor que esté bien fría, incluso el recipiente donde la vayas a montar es recomendable que esté frío, lo puedes meter a la nevera un rato.  Dos cosas: al batir el queso y el azúcar, enseguida se deshace pero batid un poco más para que coja consistencia. Y la otra cosa es que yo la nata de montar la he metido unos minutillos en el congelador antes de montar para que estuviera bien fría (cuidado que no se os congele!).

Y después hay que ir añadiendo la nata montada, poco a poco, a la mezcla del queso mientras lo vamos removiendo despacio. Esto último mejor hacerlo a mano. Con una espátula, por ejemplo.

Luego echamos la crema por encima del bizcocho y listo!



Veis como además queda como si fuera una Guinness?? Negra por abajo y blanca por arriba!

Por cierto, que si lo hacéis de un día para otro, la crema, al tener queso y nata, tiene que estar en el frigo. Yo, esta vez, hice el bizcocho ayer miércoles y la crema la he hecho hoy jueves a la mañana, para ponerla recién hecha, así no he tenido que meterla en la nevera.

Espero que os haya gustado la receta!

Ahora ya tenéis una idea de que hacer en marzo cuando se celebre St Patrick´s Day. Que igual no lo celebráis pero es una excusa como otra cualquiera para hacer esta tarta deliciosa!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. De hecho la semana pasada os puse una receta super fácil en el Facebook. La de los Nutellottis, que ha gustado bastante.



Un besote para tod@s!

martes, 17 de enero de 2017

MINI CAKES DE LIMÓN GLASEADOS

Hola a tod@s!

Siguiendo con lo que os conté en la última receta, hoy os traigo otra en raciones individuales, que es algo que me gusta mucho.


Es una receta clásica, un bizcocho de limón, pero tiene muchísimo sabor y, además, le hemos puesto almíbar y glaseado.

Esta receta la conocí en uno de los programas de Canal Cocina, en concreto, uno que se llama Dulces con Alma, y de hecho, ya la he preparado alguna otra vez. Pero esta vez he cambiado un poco las cantidades de los ingredientes de la receta para conseguir ese sabor más intenso que, a veces, me da la sensación que se pierde en algunos bizcochos; que sí que saben al sabor que te dicen, pero muy muy ligeramente. Y, además, también he intentado que quede muy esponjoso que, a veces, algunos bizcochos se hacen un poco pesados.

Los ingredientes son muy facilitos. Lo único que necesitaréis, si queréis hacerlos como estos, son los envases donde meterlos al horno, que podéis encontrar, por ejemplo, aquí.

INGREDIENTES para el bizcocho ( a mi me han salido 8 mini cakes)
  • 220 g de azúcar
  • 50 ml de nata de cocinar
  • 3 huevos tamaño L (yo siempre pongo L que son los que usamos en casa)
  • 175 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura tipo Royal
  • Ralladura de 2 limones
  • Zumo de un limón
  • 50 g de mantequilla sin sal
Precalentamos el horno a 200° y cuando vayamos a meterlo lo bajamos a 180°.

En primer lugar, mezclamos el azúcar con los huevos y, después, añadimos la nata.

Tamizamos la harina junto con la levadura. Cuando la mezcla anterior esté bien incorporada, vamos añadiendo la mezcla de la harina poco a poco, mientras seguimos mezclando.

Añadimos la mantequilla muy muy blandita, casi derretida, y la ralladura de los dos limones.

Por último, echamos el zumo de limón y mezclamos.

Vertemos la mezcla en cada una de las cápsulas o envases y, más o menos, lo llenamos unos 2/3.


Y metemos al horno unos 22-23 minutos a 180°. Como siempre, vamos vigilando el horno porque puede que necesitemos algo más o algo menos. Cuando haya pasado ese tiempo o veamos que ya se están haciendo bastante, metemos un palillo o similar y si sale limpio es que ya están hechos. En vez de un palillo suelo usar un comprobador de tartas, que podéis encontrar aquí

Mientras hemos estado con el bizcocho en el horno, hemos aprovechado para hacer un almíbar con el que luego empaparemos un poco los mini cakes.

Hacer un almíbar es super fácil.

INGREDIENTES para el almíbar:
  • 50 g de agua
  • 50 g de azúcar
  • 30 g de zumo de limón
Para hacer un almíbar lo primero que hacemos es calentar agua con azúcar y el ingrediente que queramos que dé el sabor. En este caso, limón. Juntamos todo en un cazo y lo ponemos a hervir, mientras lo vamos removiendo. En cuanto empiece a hervir, lo quitamos del fuego y reservamos. En cuanto tengamos los bizcochitos fuera del horno, esperamos un par de minutos para no quemarnos y, con un pincel, los pintamos con el almíbar.

Por último, tenemos que hacer el glaseado, que también es facilísimo.

INGREDIENTES para el glaseado:
  • 150 g de azúcar glacé
  • 60 ml de nata de cocinar
Simplemente mezclamos los dos ingredientes con unas varillas manualmente. La textura que os quedará será como un yogur un poco líquido, más o menos.

El glaseado lo echamos por encima de manera que quede un poco bonito. 


Y eso es todo!!! Ya veis que es super fácil y además del bizcocho hemos aprendido a hacer un almíbar (para que este más sabroso) y un glaseado para que este más bonito (el glaseado también puede llevar sabores, pero en esta receta yo creo que ya tiene bastante limón).

Os recuerdo que podéis uniros a Cookintoki en Facebook y también seguirme por Instagram y dejadme un comentario en esta receta!

Un beso!

Ane




jueves, 12 de enero de 2017

TARTA 3 CHOCOLATES EN VASITOS


Hola a tod@s!

Suelo tener notitas por todos los lados. Agendas varias, libretitas, notas en el móvil… El caso es que llevo un montón de tiempo con una nota con varias recetas que quería hacer.


Y una de ellas es la tarta 3 chocolates. Es una receta muy fácil que veo que mucha gente hace. De hecho, en alguna cena, alguna amiga la ha hecho y parecía no tener mucha dificultad. Pero nunca me había puesto a ello… Hasta hoy!

Dentro de ser una receta sencilla, la podemos hacer un poco más bonita y, además, otra cosa que me gusta de ciertos postres es que se puedan hacer raciones individuales. Somos 3 en casa y una tiene 8 meses, así que nos vienen bien los postres pequeñitos. No vamos a estar zampando tartas todos los días!!! Además, tenía que estrenar estos vasitos ideales que me han traído los Reyes Magos.

La receta es de Webos fritos. Como es la primera vez que la hago, probaré a hacer variaciones hasta encontrar la que más me guste a mí y ya os contaré mi receta más adelante! Que lo mismo es esta la que más me gusta!

INGREDIENTES para 4 vasitos:

Capa de chocolate negro:

  • 125 ml de leche entera
  • 125 ml de nata para montar
  • 30 g de azúcar
  • 75 g de chocolate negro
  • ½ sobre de cuajada en polvo de Royal
Capa de chocolate con leche:
  • 125 ml de leche entera
  • 125 ml de nata para montar
  • 30 g de azúcar
  • 75 g de chocolate con leche
  • ½ sobre de cuajada en polvo de royal
Capa de chocolate blanco:
  • 125 ml de leche entera
  • 125 ml de nata para montar
  • 30 g de azúcar
  • 75 g de chocolate blanco
  • ½ sobre de cuajada en polvo de royal

Las tres capas se hacen igual. Os explico la de chocolate negro:

Ponemos 50 ml de leche junto con medio sobre de cuajada en polvo en un vasito y removemos.

Por otro lado, ponemos a calentar 75 ml de leche, 125 ml de nata para montar y 30 g de azúcar. Vamos removiendo. Cuando esté caliente pero sin llegar a hervir, echamos el chocolate negro en trocitos y removemos hasta que se deshaga a fuego medio. Cuando esté todo bien incorporado, añadimos la leche con la cuajada. Removemos 2-3 minutos, que se deshaga todo bien y echamos un poco en cada vasito. Removed bien hasta el final y echadlo en los vasitos rápido, que si tardáis puede que se empiecen a hacer grumos.

Dejamos que cuaje. Cuando esté cuajado, echamos la siguiente capa, la de chocolate con leche. Y cuando esta última esté cuajada, la de chocolate blanco.

Las otras dos capas de chocolate se hacen exactamente igual que este que os he explicado pero cambiando los trocitos de chocolate. Uno con leche y el otro blanco.

Es muy fácil pero lleva un rato porque, para hacer la segunda capa, hay que esperar a que cuaje la primera. Y para hacer la tercera hay que esperar a que cuaje la segunda.

Podéis aprovechar esos ratitos para fregar lo manchado y reutilizarlo, jajaja.

Cuando hayáis acabado las tres capas y esté todo bien cuajado, lo metéis al frigo hasta el día siguiente.


No me digáis que no os busco y os propongo recetas fáciles!!!

Espero que os haya gustado! Y que la hagáis todos!!!!

Os recuerdo que podéis uniros a Cookintoki en Facebook y también seguirme por Instagram.

Un beso!

Ane