jueves, 21 de febrero de 2019

VASITOS DE CHOCOLATE Y MASCARPONE

Hola a todos!

No encuentro mucho tiempo para pasarme por aquí últimamente. Pero bueno, aunque no os ponga en el blog posts muy largos, siempre os dejo todas las recetas que hacemos en casa en las redes sociales de Cookintoki, sobre todo en Instagram. Ahí me resulta mucho más fácil escribiros recetas sencillas para el día a día, así que, si no me seguís aún, no sé a qué estáis esperando! ;)

Pero a lo que vamos, que hoy he sacado un rato para escribir sobre un postre muy sencillo en realidad, pero que llevaba tiempo con ganas de probar. Os lo confieso. Mi postre favorito es el tiramisú. Me encanta. Lo intenté hacer una vez con la receta de mi suegra y me salió fatal. Y nunca más he vuelto a probar. Y tenía ganas de un postre que llevara chocolate y mascarpone. Así que eso he hecho.

VASITOS DE CHOCOLATE Y MASCARPONE 



De hecho, si rebuscáis entre las recetas de este blog, veréis que hay otra receta de vasitos de chocolate y queso pero totalmente diferente (aunque rica igualmente).

Esta receta, como la mayoría, no es mía. Ya sabéis que yo no soy cocinera ni de lejos así que, al final, todo lo que aprendes es de leer un poco de allí y un poco de allá.

En concreto, esta la fiché en uno de los blogs que sigo desde el principio de los tiempos, Directo al Paladar y, de hecho, os dejo el link a la receta original AQUÍ, por si os apetece daros una vuelta y leerla también allí.

Aun así, yo os la cuento a mi manera.

INGREDIENTES (para 4 vasitos en mi caso que tenían un tamaño majo):
  • 250 g de mascarpone
  • 50 g de azúcar glacé
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 200 g de chocolate negro
  • 100 ml de leche
  • 100 ml de nata (he usado de cocinar en este caso)
  • 60 g de mantequilla
  • Almendras para decorar
Es muy sencillo de hacer.



Por un lado, ponemos la nata y la leche en un cazo a calentar.

En otro bol ponemos el chocolate partido en trocitos. Cuando la nata y la leche estén hirviendo, las echamos sobre el chocolate troceado y removemos hasta que se deshaga del todo. También echamos aquí la mantequilla y removemos hasta que también se deshaga.

Por otro lado, mezclamos el mascarpone con los dos tipos de azúcar. Yo lo he mezclado con una espátula y/o un tenedor (como dice su receta). Al final del post os comento algo sobre esto.

En la receta original ponía azúcar avainillado pero, como yo no tenía en este momento, he echado azúcar normal y queda bien.

Con estas dos mezclas rellenamos los vasitos: una capa de chocolate, una de queso y otra de chocolate.

Metemos en la nevera y los tenemos allí mínimo dos horas.



NOTAS: He de decir que están muy ricos pero la crema de queso queda demasiado densa para mi gusto y, a la hora de echarla, es difícil extenderla. Quizá, en vez de sólo mezclar, habría que batirla o incluso añadirle algún ingrediente que le aporte cremosidad.

A la hora de comer, de sabor, muy bien, pero supongo que dependerá de qué chocolate se use para que sepa o más a chocolate o más a queso.

Por el momento, os la dejo así escrita y cuando la vuelva a hacer, os la edito aquí mismo.

Si la hacéis vosotros, me contáis que tal!

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso,

Ane


martes, 15 de enero de 2019

PATATAS RELLENAS DE MORCILLA

Hola a tod@s!

No nos veíamos desde el año pasado pero ya estamos por aquí. Hemos empezado el año haciendo ensaladitas, legumbres, pasta integral, etc. Recetas muy sencillitas que tenéis en mi perfil de Instagram. Las pongo por allí porque son muy facilitas y muy cortitas y en poco texto me caben.

Veo además que el movimiento que tengo en Instagram, sobre todo, es bastante mayor que en el blog. Aun así, de momento, las recetas que hago nuevas o un poco más elaboradas las seguiré poniendo por aquí también, porque así también me sirve a mí misma para tenerlas guardadas.

Hoy hacemos PATATAS RELLENAS DE MORCILLA.




Las patatas rellenas no es que sea una receta nada novedosa pero el otro día, viendo un vídeo de un blog que sigo, maravilloso por cierto (que se llama Las María Cocinillas y que os recomiendo sí o sí), vi una receta de patatas rellenas de carne y yo la he cambiado por morcilla y os la cuento por aquí.

INGREDIENTES:
  • 1 morcilla de arroz (la mía era de 265 g pero no la usé entera, para las patatas en sí usaría entre 150-200 g, el resto lo puse en unos canapés) 
  • 2 patatas medianas 
  • 100 ml de leche entera 
  • 10 g de harina 
  • Queso manchego curado 
  • Salsa de tomate 
  • Sal 
  • Aceite 
Si queréis hacer la receta súper rápido, la mejor manera es hacer las patatas en el microondas. Si no, como soláis hacerlas (al horno, cocidas, etc).

Para hacerlas al microondas, las envolvemos en papel film (yo las envuelvo una a una) y las metemos a máxima potencia unos 10 minutos. Dependiendo del tamaño o el tipo de patatas, igual necesitáis más o menos tiempo.

También ponemos a precalentar el horno para luego poder gratinar las patatas. La función gratinar de mi horno no funciona excelentemente que digamos, pero seguro que el vuestro sí.

Mientras se van haciendo las patatas (o podéis hacer una cosa primero y después otra), quitamos la piel de la morcilla y la cortamos en rodajas. Ponemos un poco de aceite en la sartén y la echamos. Mientras se va haciendo (a fuego medio, medio-alto), la vamos desmenuzando para que quede bien deshecha.


Cuando ya está más o menos cocinada, añadimos la harina, removemos bien para que se haga y se integre bien y, poco después, añadimos la leche y removemos unos minutos más. Es como si estuviéramos haciendo una bechamel de morcilla. De hecho, podemos echar un poco más de leche y de harina para que quede más melosa o más liquida, si os apetece. O incluso al revés, solamente freír la morcilla y ponerla tal cual en las patatas. Todo es válido si está rico.

Mientras hemos estado haciendo esto, ya se habrán hecho las patatas. Las sacamos, dejamos enfriar un momento y quitamos el papel film.

Las cortamos por la mitad a lo largo y ahora tenemos que vaciarlas. Ponemos en un bol toda la patata que hemos sacado (tenemos que dejar las patatas como si fueran cuenquitos), echamos un poco de sal y las mezclamos con la morcilla.

Ahora podemos echar un poco de salsa de tomate a la mezcla. Yo habré echado 2-3 cucharaditas pero podéis echar más o menos o no echarlas. O echar otra salsa que veáis que queda bien. Sí que es verdad que, si no lo echáis, quedara un poco más seco.

Con la mezcla rellenamos las patatas y rallamos un poco de queso por encima. En mi caso ha sido queso manchego curado.

Metemos al horno y gratinamos.

Como os decía, como me ha sobrado un poco de morcilla, también hemos hecho unos canapés porque nada de tirar nada, eh!!

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso,

Ane

miércoles, 19 de diciembre de 2018

SOLOMILLO DE CERDO CON QUESO DE CABRA Y CEBOLLA CARAMELIZADA

Hola a tod@s!

Hoy os traigo una idea muy facilita de cara a la Navidad o a comidas/cenas de celebración en general. Es muy muy fácil pero queda rico y bonito.

Hoy hacemos SOLOMILLO DE CERDO CON QUESO DE CABRA Y CEBOLLA CARAMELIZADA en hojaldre.


No tengo claro en qué categoría meterlo porque es bastante más grande que un pintxo pero más pequeño que un plato principal. Lo dejo a vuestra elección (y así yo me quito de problemas, jaja).

INGREDIENTES (en este caso he hecho 6 raciones):
  • solomillo de cerdo (unos 200-250 g)
  • queso de cabra 
  • 1 cebolla 
  • 1 placa de hojaldre rectangular 
  • 1 huevo 
  • 2 cucharaditas de azúcar 
  • sal 
  • aceite 
Por un lado, cortamos la cebolla en juliana y la ponemos a pochar en una sartén con un poquito de aceite. Yo la he puesto a fuego medio-bajo para que se vaya haciendo poco a poco (lleva un rato) y, cuando esté prácticamente hecha, echamos dos cucharaditas de azúcar para ayudar a caramelizar. Removemos, lo tenemos unos minutos más al fuego, retiramos y reservamos.

Por otro lado, precalentamos el horno a 180°.

Extendemos el hojaldre y le pasamos un poco el rodillo para aplanarlo. He hecho una especie de cazuelitas en donde luego voy a meter el solomillo y todo lo demás. Para ello he usado dos aros de cocina (de emplatar), uno un poco más grande que el otro. Primero hacemos 6 círculos con el aro grande y los reservamos.

Probablemente tendremos que amasar el hojaldre restante y volver a extenderlo para hacer los otros círculos.

Cuando lo tenemos otra vez extendido, hacemos otros 6 círculos grandes y, dentro de cada círculo, ponemos el aro pequeño y presionamos. Lo que queremos son sólo los bordes de estos últimos 6 círculos grandes para luego ponerlos encima de los primeros 6 círculos que hemos hecho.

Es mucho más fácil verlo y hacerlo que explicarlo. Así que os dejo una foto de cómo debería quedar.


Cuando lo tengamos así, lo pintamos con huevo batido y metemos al horno hasta que esté doradito.

Cuando esté, sacamos y dejamos enfriar un poco.

Después, lo que yo he hecho es, con un cuchillo, cortar como la especie de tapa que queda. Así os queda como una especie de cazuelita donde metemos la comida y podemos poner luego la tapita por encima, si queremos, para hacer bonito.

Ya sólo nos quedaría hacer la carne.

Hemos cortado el solomillo en 6 trozos como de unos 2 dedos de ancho. Echamos sal (si os apetece también pimienta o lo que queráis). Primero lo sellamos bien por todos los lados en una sartén a fuego fuerte y luego dejamos que se hagan por dentro con el fuego bajito. Cómo de hecha la carne, ya es al gusto de cada uno.

Y ahora tocaría montar el plato.


He puesto un poco de cebolla en el fondo del hojaldre, luego la carne, el queso de cabra (que previamente teníamos cortados en 6 rodajitas) y el resto de la cebolla.

Como tenía el horno aún caliente, lo he metido todo un poco al horno para deshacer un pelín el queso antes de servir. Podéis darle un toque al queso con el soplete (si tenéis) o incluso pasarlo un segundo por la sartén.

Encima de todo, ponéis la tapa del hojaldre que hemos cortado antes.

Y a comer!!!

Si no nos leemos antes de Navidad, pues eso, Feliz Navidad a todos!!

Pero ya sabéis que, sobre todo en Instagram, estoy como un reloj casi cada día!

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso,

Ane

lunes, 3 de diciembre de 2018

NUTELLOTTIS

Hola a tod@s!

Hoy os traigo una receta dulce que conocí hace ya unos cuantos años y me llamó la atención por lo fácil que es de hacer.

No os voy a engañar. Esta no es nada “healthy”. Pero bueno, un día es un día. No soy yo de comer muchísimo dulce así que no pasa nada. Aunque bueno, seguro que este mes de diciembre, algún día que otro vamos a volver a pecar…

Hoy hacemos NUTELLOTTIS.


Y, como su propio nombre indica, son galletas de Nutella.

INGREDIENTES (para unas 14 galletas):
  • 180 g de Nutella + 100 g para decorar 
  • 150 g de harina 
  • 1 huevo L 
Ponemos en un bol los 180 gramos de  Nutella y el huevo y mezclamos con una varilla.

Echamos después la harina (previamente tamizada) y mezclamos bien otra vez, hasta que quede todo bien integrado.

Precalentamos el horno a 180°.

Hacemos bolitas (no muy grandes) con la masa y las ponemos en una bandeja de horno cubierta de papel de horno.

Con un dedo, hacemos un huequito (no hasta abajo del todo) en el centro de la galleta. Y ahí será donde después pondremos un pelín de Nutella.

Metemos las galletas al horno unos 12 minutos.

Sacamos, dejamos reposar unos minutos y pasamos a una rejilla.

Cuando estén frías, con una manga pastelera y una boquilla de estrella (o una que tengáis bonita), ponéis un pelín de nutella en cada huequito.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso,

Ane

jueves, 29 de noviembre de 2018

HUEVOS A LA ESCOCESA

Hola a tod@s!

Hoy os traigo una receta súper vistosa, facilona y que, a partir de una misma idea, se pueden hacer varias versiones.

Son HUEVOS ESCOCESES o HUEVOS A LA ESCOCESA.


Los huevos a la escocesa son huevos cocidos cubiertos de carne de salchicha y con un rebozado. Y, a partir de aquí, donde la imaginación os lleve. Para eso son las recetas también, para cambiarlas dentro de lo posible y ver qué tal.

Podéis hacerlos con huevos de gallina o codorniz (yo los he hecho con gallina, aunque quedan bastante grandes, la verdad) y lo que lo recubre, en vez de salchichas, podéis hacerlo con carne de ternera, cerdo, etc. Como si fuera una albóndiga. O con pollo, que es como las he hecho yo.

Es fácil, es rico pero, esto ya es cosa mía, quizá es un plato un pelín seco así él solo. Así que yo lo he acompañado de un poco de salsa de mostaza. Pero podéis poner la salsa que queráis. Yo creo que con pollo y huevo queda bien casi cualquiera! La próxima vez las hago con carne o salchicha y vemos qué tal! Para eso estamos en este blog, para aprender y probar cosas nuevas!

INGREDIENTES (para dos huevos):
  • 2 huevos + 1 para rebozar 
  • Unos 300-350 g de pechuga de pollo (he usado 2 pechugas de una bandejita de Eroski que suelen venir 3) 
  • Pimienta negra 
  • Nuez moscada 
  • 1 cucharadita de Mostaza de Dijon 
  • Ajo en polvo 
  • Sal 
  • Harina 
  • Pan rallado 
  • Aceite de oliva 
  • Para acompañar: la salsa que más rabia os dé, yo he puesto mostaza (de la normal, no de Dijon)

Cocemos los dos huevos. No los cozáis del todo, para que quede la yema blandita por dentro. Unos 7 minutos desde que empieza a hervir (si queréis que queden duros duros, cocedlos como hagáis habitualmente). Cuando los quitéis del fuego, los metéis en agua fría un poco para cortar la cocción. Los sacáis y reserváis.

Por otro lado, limpiamos las pechugas de posibles trozos de grasa y demás que puedan tener. Las cortamos en trozos pequeños y las echamos en la picadora, junto con la mostaza de Dijon, pimienta negra, nuez moscada, ajo en polvo y sal y picamos bien.

La cantidad de especias, un poco al gusto. Yo suelo hacer las recetas con no demasiado de cada y las siguientes veces voy variando en función de mis propios gustos.

Dividimos la masa que nos ha quedado en dos partes y aplastamos un poco cada una de ellas. Pelamos los huevos y ponemos cada uno encima de cada una de las masas y con ella envolvemos el huevo (que no se vea por ningún lado!).

Cogemos cada bolita (o bolaza) y la pasamos por harina, huevo batido y pan rallado y la freímos en aceite de oliva. Dejamos que se haga bien por todos los lados y, cuando esté doradito, sacamos!

Y ahora llega lo mejor de todo. Cortar por la mitad y ver esa yema…

Espero que os haya gustado!!!


Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso,

Ane


miércoles, 14 de noviembre de 2018

CREMA DE CALABAZA

Hola a tod@s!

Probablemente esta sea una de las recetas que más a menudo hago y de la que tendré más fotos colgadas en Instagram. No sé si será mi crema / puré preferido, pero ahí andará.

La llevo comiendo desde tiempos inmemoriales porque es la que me hacía mi ama y, de hecho, la receta es la que hace ella. Aunque, a veces, incluyo algún ingrediente diferente al original y cambio las cantidades.

Es nuestra CREMA DE CALABAZA. Los que me seguís en las redes sociales ya habéis visto, más o menos, la receta que hago pero hoy la dejo escrita en el blog, con las cantidades que yo uso y así se puede consultar más fácil.


También os digo que en mi casa se llama así porque tiene calabaza y es naranja pero vamos, que tiene más cosas. Así que podríamos llamarla crema de verduras y listo. De hecho, para mi madre y para mí, es el puré naranja.

INGREDIENTES (para unas 5 raciones más o menos)

  • 2 ruedas de calabaza medianas o 1 grande (suelo coger las de Eroski, no se el peso exacto, diría que suelen pesar unos 500-600 gramos cada una y a eso hay que restar la piel y las pepitas así que en realidad es bastante menos). Para la receta da un poco igual, os quedará más cantidad o con un pelín más o menos sabor a calabaza pero la manera de hacer todo es exactamente igual.
  • 3 puerros
  • 5 patatas medianas
  • 3 zanahorias grandes
  • Opcional: incluir algún otro ingrediente como, por ejemplo, cebolleta (la última vez incluí media cebolleta)
  • Sal
  • Semillas o cualquier otra cosa que os apetezca para echar por encima.

Mi crema de calabaza (o verduras, como queráis) es tan sencilla que sólo consiste en pelar, lavar, cortar en trozos todas las verduras y echarlas en una olla amplia. Cubrimos con agua (no nos pasemos con el agua que luego queda demasiado líquido). Cubrimos justo-justo(que no floten!) y, si hace falta más, ya tendremos tiempo de rectificar. Echamos sal y ponemos a fuego medio, medio-alto.

Yo lo suelo tener como unos 40 min, pero suelo ir pinchando para ver cómo va, sobre todo la zanahoria y la patata. Si veo que ya está lo suficientemente blando, lo retiro antes. O al revés.

Cuando lo quitemos del fuego, lo trituramos bien con la batidora y probamos, por si hace falta un poco más de sal.

Con estas cantidades me salen como unas 5 raciones pero también va un poco en función del agua que echemos. Alguna vez me ha salido un poco más o un poco menos. Suelo hacer estas cantidades y así aprovecho para congelar para otros días.

Luego, a la hora de servir, suelo poner por encima un puñado de semillas variadas. Pero podéis poner lo que queráis, unos picatostes, unos trozos de verduritas, etc.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso,

Ane





jueves, 25 de octubre de 2018

SALCHICHAS MOMIA - Especial Halloween

Hola a tod@s!

Pues ya tenemos Halloween otra vez aquí a la vuelta de la esquina.

¿Sois de celebrar este tipo de fiestas? ¿Hacéis algo especial? Yo os tengo que decir que, realmente, en Halloween nunca he hecho nada especial peeeero soy de la opinión de que todas las fiestas son bienvenidas. ¿Qué no es típica nuestra? Pues efectivamente, pero mejor tener una fiesta que no tenerla. Por mí, como si nos traen una fiesta de cada país del mundo. Además, es verdad que en los últimos años se ve muchísimo más ambiente en la calle o en las tiendas cuando llega Halloween y ya, si tienes niños, ni te cuento.

Bueno, el caso es que os voy a ir dejando alguna idea que he visto por Internet o que se me haya ocurrido, muy facilitas, para que podáis hacer en casa, e incluso con vuestros peques.

Aquí os dejo unas SALCHICHAS MOMIA terroríficassssssss!!!! Muajjajjjajajaaaa!


INGREDIENTES:
  • 10 Salchichas 
  • 1 plancha de Hojaldre rectangular 
  • 1 huevo 
  • Ojos de azúcar (son como caramelitos con forma de ojos que se usan en repostería) 
  • Tomate / kétchup / mostaza 
Es una receta hiper mega fácil pero quedan chulas y seguro que a vuestros peques les encanta.

Precalentamos el horno a 180°.

Extendemos la placa de hojaldre y la cortamos a lo largo en tiritas de 1 cm de ancho, más o menos.

Envolvemos las salchichas con cada tirita de hojaldre. No hace falta que quede perfecto (es una momia!) pero sí que en uno de los extremos dejéis un huequito abierto donde se vea un poco más la salchicha para poder poner después los ojos. Si no os llega con una tira, podéis seguir con otra nueva.


Pintamos el hojaldre con un huevo batido y ponemos todas las salchichas en una bandeja de horno cubierta con papel de horno. Metemos unos 20 minutos (o hasta que el hojaldre esté bien doradito).

Cuando estén ya fuera, para ponerles los ojos, ponemos dos pizquitas de tomate / kétchup / mostaza (lo que más rabia os dé) a modo de pegamento y pegamos dos ojitos en cada salchicha.

Y ya está!

Los ojos son dulces. Así que, a la hora de comerlas, si queréis, podéis retirarlos. Es sólo para hacerlo bonito. Y tened cuidado con los más peques, que estos ojos son duros y además se podrían atragantar. También podéis hacer los ojos con dos gotitas de kétchup o mostaza y listo, sin usar los caramelitos.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso,

Ane