jueves, 12 de octubre de 2017

PAN CON PAVO Y QUESO DE LORRAINE PASCAL

Bueno, bueno, la receta que os traigo hoy es… una pasada. Me ha encantado hacerla porque es súper sencilla y sale una maravilla de resultado.

El caso es que es una receta que encontré de casualidad. Estaba buscando otra cosa por internet (que ya no me acuerdo ni que era) y, no sé cómo, llegué a una página que hablaba de un tal Pan del Siglo XXI de Lorraine Pascal.

Lo de hacer pan siempre me llama la atención pero al final siempre requiere bastante tiempo para fermentar y todas esas cosas y, la verdad, suelo intentar hacer recetas más rápidas, porque no todo el mundo tiene tanto tiempo y, además, yo también soy bastante impaciente (aunque eso deberá cambiar porque también quiero hacer recetas de esas). Y además de Lorraine Pascal!!! Es una chica que me gusta bastante cómo explica y tengo algún libro suyo también. 


Pero lo mejor es que la receta no la encontré en ninguna página de Lorraine sino en el blog de La cocina de Frabisa, que es un blog que ya tenía fichado hace años y que suelo mirar de vez en cuando (aunque este pan lo encontré por casualidad). 

Así que aquí os traigo el Pan del Siglo XXI de Lorraine. Os va a encantar!!! He cambiado / quitado algún ingrediente de la receta porque me parecían ingredientes un poco más difíciles de encontrar o, simplemente, yo no los tenía. Ya sabéis, hay que intentar que todo sea lo más sencillo posible para que nos animemos a cocinar.

INGREDIENTES:
  • 475 g de harina de fuerza (no la harina normal)
  • 10 g de levadura fresca de panadería. Son como unos cubitos de levadura que suelen estar en el súper en la zona de masas de hojaldre, pizza, etc. No es la levadura en polvo normal de toda la vida
  • 10 g de sal
  • 150 g de queso cheddar en trocitos + 10 g más para poner por encima (podéis poner otro queso parecido)
  • 100 g de pavo en trocitos (podéis poner jamón york, por ejemplo)
  • 1 puñado de perejil
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 pizca de pimienta negra
  • 275 ml de agua
Precalentamos el horno a 200°.

Mezclamos todos los ingredientes con las manos en un bol grande (o donde podáis) hasta que tengáis una masa homogénea y bien integrada. 


Cuando esté bien amasado, le damos la forma de pan que queramos. Yo lo he hecho como un pelín más alargado (en la receta que vi lo hacían con forma totalmente redonda).

Lo ponemos en la bandeja de horno sobre papel de horno y aquí, por lo que he visto, hay dos opciones. En la receta original, la de Lorraine, se mete directamente al horno, pero en La cocina de Frabisa, lo dejan reposar 40 minutos. Yo decidí hacer esto último y he de decir que, aunque en este poco tiempo no vi diferencia de tamaño en la masa, luego quedó muy rico, así que, por si acaso, lo seguiré haciendo así.

Pasado este tiempo, le hacemos unos cortes con un cuchillo en la parte de arriba (como los que tiene a veces el pan) y ponemos los 10 gramos de cheddar que habíamos dejado apartados por encima (en trocitos).


Metemos al horno unos 40 minutos (como siempre, dependerá de cada horno, así que estad atentos e iréis viendo vosotros). Sacamos, dejamos enfriar y a comer ( si es que podéis esperar!!!)

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso, 
Ane

jueves, 5 de octubre de 2017

FLAMENQUINES CON PAN DE MOLDE

Una de las cosas que hacen muchos compañeros/as con blogs de cocina es apuntarse a algunos “retos” que, básicamente, suelen consistir en hacer recetas con el ingrediente que el organizador del reto decide. A veces también, aunque lo organice un blog en concreto, se decide entre todos los participantes. O en vez de elegir un ingrediente, se usa otro tipo de criba, como recetas de cierto país, alimentos que empiecen por tal letra…

El caso es que yo no me había animado hasta ahora. Pero la verdad es que, en mi caso, por mi forma de ser, me viene hasta bien que me digan con qué debo hacer una receta. Y me explico. Sigo a tanta gente, leo tantas recetas, libros, internet, instagram… que tengo tanta información que, al final, quiero hacer todo y no sé por dónde empezar.

Esta semana, en el grupo de blogs de cocina de la página web Facilísimo nos han propuesto hacer una receta con pan de molde. No una receta de pan de molde, sino una que tenga como ingrediente el pan de molde. Y, la verdad, me ha parecido bastante asequible para empezar con esto de los retos. La receta que traigo es, casi casi, para niños (menos el momento de freír, no vaya a ser que se nos quemen).

He de decir que tenía dos ideas. Y la primera me quedo fatal. Así que este es mi plan B: FLAMENQUINES CON PAN DE MOLDE. Una receta hiper fácil que os soluciona una cena en un pis pas.



INGREDIENTES (para 4 unidades):
  • 4 rebanadas de pan de molde
  • 4 lonchas de pavo
  • 4 lonchas de queso, en este caso, Emmental
  • 1 huevo batido
  • Pan rallado
  • Aceite
Quitamos los bordes de las rebanadas de pan (en caso de que los tenga). Con un rodillo las aplastamos para que queden finitas.

Ponemos una loncha de pavo y una de queso encima de cada rebanada. Podéis usar jamón york en vez de pavo u otro tipo de queso, o cualquier otra cosa que se os ocurra (son unos flamenquines a nuestro gusto).

Hacemos rollitos con cada una de las rebanadas. Que estén bien apretaditos para que no se deshagan.

Los pasamos por el huevo batido y, seguidamente, por el pan rallado. Y los freímos hasta que estén doraditos. No me digáis que hay alguna receta en el mundo más fácil que esta???

Los podéis servir con un poco de ensaladita y… Voilà!!!

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Con este post participo en el reto facilisimo Recetas con pan de molde

Un beso
Ane

martes, 3 de octubre de 2017

QUICHE DE PUERROS Y QUESO

Hola a todos!

Hoy me paso por aquí rápido, rápido, para contaros una receta que he hecho este fin de semana pasado. Es una receta parecida a unas que ya os puse hace tiempo pero, como varían algunos ingredientes y, además, alguna persona así me lo ha pedido, pues ahí va!

Es una quiche de puerros y queso. Es una receta similar a la Quiche Lorraine y a la Quiche de verduras que os puse hace meses en cuanto a sus ingredientes básicos pero esta vez será de puerros y queso de cabra. De hecho, ya podríamos hacer un apartado solo de quiches, porque ya tenemos tres!



INGREDIENTES:
  • 1 base de masa brisa
  • 2 puerros grandes
  • 140 g de queso de cabra (yo he usado un rulo entero) 
  • 20 g de queso parmesano
  • 200 ml de nata para cocinar
  • 100 ml de leche entera
  • 4 huevos tamaño L
  • Sal
  • Pimienta negra
Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo.

Preparamos el molde. Yo le echo primero spray desmoldante y después pongo la masa brisa. Lo que me sobra de los bordes, lo recorto. Suelo pasar un rodillo por encima del borde para recortar lo que sobra. Después pincho con un tenedor toda la base, pongo un papel de horno encima y, encima de este, garbanzos. Todo esto es para que no se suba la masa. Metemos al horno 15 minutos.

Mientras la masa se va haciendo, lavamos y cortamos los puerros en trocitos no muy grandes y los ponemos a cocer.También se podrían hacer en la sartén, rehogándolos. Cociéndolos, yo los habré tenido unos 8-10 minutos.

Mientras se van cociendo, podemos ir mezclando el resto de los ingredientes. Batimos en un bol los 4 huevos, echamos la leche, la nata, la sal, la pimienta negra, el queso de cabra desmigado y el queso parmesano rallado.

Cuando han pasado los 15 minutos, sacamos el molde del horno y dejamos que enfríe un poco para poder quitar los garbanzos de encima.



Sacamos los puerros de la olla y dejamos que escurran bien el agua. Yo, como soy bastante impaciente, a veces no escurro bien y esa agua que sobra va luego a la masa y se nota.

Cuando estén bien escurridos los echamos a la mezcla anterior y removemos bien.

Quitamos los garbanzos de la masa y el papel de hornear y echamos nuestra mezcla.

Metemos al horno unos 30 minutos más o menos. Y ya tenemos lista nuestra quiche.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki.  En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso

Ane







jueves, 28 de septiembre de 2017

TARTA VICTORIA (O VICTORIA SPONGE CAKE)

Hola!

Hoy os traigo un clásico de la repostería británica. La Tarta Victoria, Victoria Sponge Cake, Victoria Sandwich,… Tiene mil nombres.

Debe su nombre a una reina, Victoria del Reino Unido, que fue monarca británica desde 1837 hasta 1901. Ahí es nada. Por lo visto, se dice, se rumorea, que a la mujer le gustaba tomarse un trocito de esta tarta con su té, así que la tarta se quedó con su nombre.


Es una tarta bastante fácil de hacer. En teoría, es una receta de las conocidas como “4 cuartos”. Es decir, que tiene 4 ingredientes en las mismas cantidades. En este caso, el bizcocho tiene 6 ingredientes porque añadimos un poquito de levadura y un pelín de vainilla, pero los otros 4 ingredientes en la misma cantidad. Y en el centro de la tarta, como relleno, lleva mermelada de fresa y nata montada. Se parece bastante a la Tarta de las Rosas que os puse una vez, pero se hace con mantequilla en vez de aceite y, en vez de crema de mantequilla por dentro, lleva nata. La decoración, también, es más sencilla.

INGREDIENTES

Para el bizcocho:
  • 200 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 200 g de harina
  • 200 g de azúcar
  • 200 g de huevos, que en mi caso han sido 4 huevos tamaño L menos un poquito. Es decir, que he echado los 4 huevos en un cuenco y le he quitado un poquito hasta hacer los 200 g. Si usáis tamaño M igual no tenéis que quitar nada. Eso lo iréis viendo vosotros.
  • 2 cucharaditas de levadura química tipo royal
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
Para el relleno:
  • Mermelada de fresa
  • 200 ml de nata de montar 35% M.G
  • 30 g azúcar glacé + otro poco para decorar
Para el almíbar:
  • 100 g de azúcar
  • 100 ml de agua
  • ½ cucharadita de aroma de vainilla
Precalentamos el horno a 180°.

Tamizamos la harina junto con la levadura y reservamos.

Batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que quede bien integrado.

Vamos añadiendo los huevos uno a uno mientras seguimos batiendo.

Añadimos la mezcla de harina y levadura y mezclamos bien.

Por último, añadimos la vainilla.

Yo he usado dos moldes de 18 cm de diámetro.

Los rociamos con nuestro spray desmoldante (o, en su defecto, engrasáis con mantequilla y harina) y echamos la mitad de la mezcla en cada uno. Metemos al horno y yo los he tenido, exactamente, 22 minutos cada uno (o hasta que metáis un palillo y salga limpio).

Los dejamos reposar un poco en la rejilla y, cuando estén un poco más fríos, desmoldamos. 


Antes de hacer el relleno, yo he hecho un poco de almíbar para que los bizcochos estén un pelín más jugosos.

Simplemente se ponen 100 ml de agua al fuego, se le echa el azúcar, removemos un poco para que se deshaga y, cuando se ponga a hervir, lo quitamos del fuego y echamos el aroma que queramos. Que, en este caso, es vainilla.

Como os decía, entre bizcocho y bizcocho, pondremos mermelada de fresa y nata.

Para montar la nata, necesitamos que esté bastante fría. Incluso estaría bien que el bol y las varillas con las que la vamos a montar también estén frías. Cuando esté más o menos montada ya, echamos los 30 g de azúcar glacé y seguimos montando hasta acabar (no pasarse de montar que se puede acabar cortando).

Montaje.

Hacemos unos agujeritos en los bizcochos con un palillo o algo finito que tengáis por casa. Y con un pincel de silicona, pintáis un poco con el almíbar. Tampoco echéis mogollón, a ver si van a quedar súper húmedos.

Ponemos uno de los dos bizcochos, extendemos la mermelada por encima, y habiendo metido previamente la nata en una manga pastelera, la echamos encima de la mermelada. Podéis echarla por toda la base o solo haciendo una especie de anillo justo por el exterior. Lo importante es que, al poner el bizcocho de encima, la nata se vea.

Ponemos el bizcocho de arriba y lo decoramos con azúcar glacé. Lo mismo, podéis echar por toda la base o si tenéis alguna plantilla para hacer algún tipo de dibujo con el azúcar, la podéis usar (si no tenéis, también se pueden hacer con alguna cartulina).



Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso

Ane



jueves, 21 de septiembre de 2017

TARTALETAS DE CHOCOLATE

Hola a todos!

Esta semana, sí que sí, volvemos a lo dulce.

Os traigo unas tartaletas de chocolate súper fáciles que, para un postrecillo o una merienda, os van a sacar de un apuro seguro. 


También esta semana he estado probando la receta de la Quesada y, la verdad, es que he hecho una que de sabor estaba muy rica pero no se ha acabado de deshacer bien el queso así que, en los próximos días, intentaré mejorarla para ponérosla en el blog.

Os pongo cantidades sólo para 4 tartaletas. Si queréis más cantidad sólo tenéis que doblar, triplicar o lo que sea. La verdad es que, cuando la receta me lo permite, intento hacer no mucha cantidad, porque no siempre tengo gente en ese momento que se las coma y así no andar tirando comida o poniéndome yo a comer como un mamut! La receta la encontré, por cierto, navegando por Internet, en la página web de Buitoni. Sí es que hay recetas por todos los lados hoy en día!

INGREDIENTES:
  • 4 obleas para empanadillas de las grandes
  • 62,5 g de chocolate negro (yo usado chocolate negro para repostería de Nestle)
  • 50 ml de nata para montar 35% M.G.
  • 12,5 g de mantequilla sin sal
  • azúcar glacé
  • un pizca de chocolate con leche
Precalentamos el horno a 200°, más o menos.

He usado un molde de los de hacer cupcakes y he engrasado 4 de los huecos con el spray desmoldante que uso siempre (lo podéis hacer de la manera que lo hagáis vosotros en casa, con un pelín de mantequilla, por ejemplo).

Colocamos las 4 obleas en los huecos. Como son grandes os harán como una especie de dobleces (como los que veis en las fotos). Los ponéis como os parezca más bonito.


Las metemos al horno 4 minutos y las sacamos. Dejamos que se enfríen unos segundos (más que nada) para no abrasarnos y las desmoldamos y las dejamos enfriar.

Mientras tanto, vamos haciendo el relleno de la tartaleta.

En un cazo, calentamos la nata poco a poco hasta que empiece a hervir, y cuando esto ocurra, la quitamos del fuego y añadimos el chocolate y la mantequilla, que previamente hemos troceado. Removemos hasta que quede todo bien deshecho. Dejamos enfriar.

Cuando tanto las tartaletas como el relleno estén fríos, llenamos las tartaletas con la mezcla del chocolate (no las llenéis hasta arriba que entonces no os llega para todas) y metemos al horno unos 8 minutos.

Para acabar, yo eché un poco de azúcar glacé por encima y, con un cuchillo, hice unas virutillas de chocolate con leche para decorar.


Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso

Ane

miércoles, 13 de septiembre de 2017

GALLETAS DE QUESO Y ACEITUNAS NEGRAS

Hola a todos!!!

Tenía pensado haber seguido con el mundo dulce de la semana pasada, pero ayer hice una receta salada “facilita” para ver qué tal quedaba y, la verdad, como me ha gustado el resultado, pues os la voy a poner por aquí.

Son unas galletas de queso y aceitunas negras. Por si hay alguien al que no le guste tanto el dulce, así tenéis un aperitivo diferente.


Yo las he hecho con queso parmesano pero, la verdad, cuando hago recetas que llevan queso, muchas veces cambio el tipo si en ese momento tengo otro en casa que pueda usarse para lo mismo. Es decir, si los dos son quesos curados, duros, pues hago la receta con lo que tengo. No va a saber igual, pero estará bueno también. Y la cosa es ir probando, ir cogiendo recetas y adaptarlas a tus necesidades dentro de lo posible.

La idea la saqué de uno de los libros de cocina que tengo en casa (que son unos cuantos). Este en concreto es de Larousse y tiene ideas bastante sencillas que poder poner en práctica. Está bastante bien para inspirarse un poco.

INGREDIENTES:
  • 100 g de harina 
  • 100 g de mantequilla sin sal
  • 130 g de queso rallado (parmesano en este caso)
  • 50 g de aceitunas negras
Necesitáis que la mantequilla esté muy blandita así que deberéis sacarla bastante tiempo antes de que vayáis a hacer la receta. Eso veréis vosotros también en función del calor que haga donde viváis, el tipo de mantequilla que uséis…

Cuando esté lista, rallaremos el queso y picaremos las aceitunas. Mezclamos todo (harina, queso, aceitunas y mantequilla) y amasamos, hasta que quede todo bien unido.


Con esa masa tendremos que hacer un cilindro y meterlo a la nevera un rato (yo lo he tenido casi dos horas). También os digo que, en mi caso, en vez de un cilindro, he hecho dos más pequeños porque me resultaba más fácil. Luego, ese cilindro lo cortaremos en rodajas (que serán las galletas), así que fijaos en el tamaño del mismo. La galleta en el horno se expande un poco, así que hacedlo de tamaño un poco más pequeño de lo que sería una galleta.

Cuando pase ese rato en la nevera, lo sacáis. Cortáis en rodajitas de 1 cm de grosor, más o menos, y las metéis al horno, que habremos precalentado a 180°. Las tenéis unos 15 minutos y las sacáis. No pongáis las galletas muy pegadas unas a otras, que se expanden, y lo mismo, al sacarlas, se os han convertido en una galleta gigante al pegarse todas!



Esperáis que se enfríen un pelín para pasarlas a un plato (que, si no, se os pueden romper) y listo! A comer!

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso

Ane

viernes, 8 de septiembre de 2017

BIZCOCHO DE CHOCOLATE

Hola a todos!!!

El 7 de septiembreeeee eeeeesss, es nuestro aniversarioooo…!!!!

Bueno, hoy que estaréis leyendo esto será ya día 8. Y diréis que por qué vengo tan cantarina. Pues porque el 7 de septiembre, además de la canción de Mecano, también es mi cumpleaños. Bueno, de hecho, es antes mi cumpleaños que la canción, porque aunque ésta ya tiene unos añitos, los que me caen a mí son un porrón más… Aunque he de decir que a principios de esta semana, alguien me echó unos poco menos (gracias Erkuden) y me alegró el principio de este nuevo curso, jajaja (por cierto, me caen 37).

Bueno, hoy os traigo un básico que no había hecho aún en el blog. Un bizcocho de chocolate


En realidad sí que había hecho este bizcocho en el blog, cuando hice la tarta de chocolate. Pero os lo vuelvo a poner sin el relleno ni nada para que tengáis la receta del bizcocho de chocolate básico, el que no lleva nada más.

He pensado en ir haciendo diferentes bizcochos que, al final, aunque todos sean bizcochos, está bien tener recetas de diferentes sabores para poder hacerlos variados. Y así a mí también me viene bien tenerlos aquí ordenaditos en el blog. Incluso en el índice de las recetas igual hago un apartado especial de bizcochos.

Esta semana, además de este bizcocho, hice uno más de diferente manera, para comprobar las diferencias de sabor, textura y demás.

Entre otras cosas, las diferencias entre los dos bizcochos de chocolate eran que uno era de mantequilla y el otro de aceite y uno llevaba tableta de chocolate derretida y el otro cacao en polvo sin azúcar.

Después de probar los dos, para mí, el claro ganador es el del cacao en polvo (que es el de la tarta de chocolate que os puse en el blog). Los dos están buenos de todas formas.

He de decir que me ha quedado un poco bajito pero es por el tipo de molde. Al final, una misma masa en un molde u otro de diferentes capacidades, queda más alta, más baja, depende… Y claro, yo tampoco tengo 100 moldes diferentes, así que nos apañamos con lo que hay. Aunque si hay algún alma caritativa que, además, viendo que es mi cumple, me quiere regalar más moldes, sin problemas…



INGREDIENTES:
  • 80 ml de aceite de oliva suave
  • 250 gr de azúcar
  • 150 gr de harina
  • 50 gr de cacao (yo suelo usar el de Valor o el de Pedro Mayo, cacao puro 100%)
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 2 huevos tamaño L 
  • 150 ml de leche entera
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla 
  • 150 ml de agua hirviendo
Precalentamos el horno a 180°, con calor arriba y abajo y sin aire. Tamizamos la harina, el cacao y la levadura y reservamos.

Batimos los huevos unos minutos. Cuando estén, añadimos el azúcar y el aceite y seguimos batiendo. Cuando esté todo bien integrado, añadimos la mezcla de la harina, cacao y levadura. Después de batir, echamos la leche y la vainilla. Volvemos a batir. Y después el agua hirviendo. Mezclamos todo bien y ya está.

Yo he usado un molde tipo plum cake de unos 30 cm de largo y 12 cm de ancho.

Le he echado spray desmoldante y he puesto una tira de papel de horno a lo largo para luego tirar de ella y que sea más fácil desmoldar.

Metemos al horno. Yo lo he tenido unos 50-55 minutos. Vais mirando y estará hecho cuando pinchemos con palillo, cuchillo o similar y salga limpio. 

Cuando lo saquéis, lo dejáis reposar unos minutos para poder desmoldarlo mejor cuando se enfríe un poco.


Espero que os haya gustado!!!

Si queréis que os ponga la otra receta, la que lleva mantequilla y chocolate derretido, decidme. Al final me he decidido a poner esta porque creía que estaba mejor pero para gustos...

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki . Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.

Un beso

Ane

jueves, 31 de agosto de 2017

SALMOREJO

Hola a todos!!!

Ya estoy aquí de nuevo!!!

El finaaaaal del veraaaano… Bueno, realmente, el verano no ha acabado pero como si así fuera casi casi.

Empieza septiembre y empiezan los nuevos propósitos. Los que me seguís por Instagram (que es la red que más uso y a la que estoy totalmente enganchada) ya visteis los propósitos que puse en el Stories: hacer recetas más “healthies”, tanto para el blog como para el día a día (no significa que no vaya a volver a hacer tartas, eh, todos tranquilos!), retomar idiomas, volver a hacer algo de ejercicio... Seguro que estos dos últimos muchos de vosotros también los tenéis en vuestras listas. Y algunos otros más.

La receta que os traigo hoy es una de mis favoritas sobre todas las cosas: el salmorejo. Me podría comer 1 litro al día. Me rechifla.


Y además es una receta bien fácil, tiene muy pocos ingredientes y no conlleva mucha preparación.

Casualmente, la semana pasada mi suegro me trajo unos tomates de su huerto y, como no los habíamos usado aún, pues este salmorejo es “Made in tomate de Erandio”.

INGREDIENTES (para dos personas):
  • ½ kilo de tomates maduros
  • 100 g de pan de telera o un pan de masa blanca, con miga, a poder ser del día anterior
  • 80 ml de aceite de oliva virgen extra
  • ¼ de un diente de ajo. Hay gente que le echa más, pero en mi casa no gusta tanto que sepa demasiado a ajo. Bueno, a mí me da igual, me lo podría comer con ajo, sin ajo…
  • Sal
El salmorejo, en realidad, aunque sigas unas pautas, es una receta que se puede variar, puedes echar más o menos cantidad de cada cosa. Es cuestión de ir probando el sabor y ver también la textura que va teniendo. Y luego también quedará diferente en función de qué tomates uses, qué tipo de pan, etc. De hecho, esta vez, a mí me ha quedado diferente a la última vez que hice y creo que ha sido por el tipo de pan, debería haber tenido un poco más de miga…

En este tipo de recetas que llevan tan pocos ingredientes es importante que sean de buena calidad.


Lo primero que hacemos es lavar los tomates. Los cortamos en 4 trozos cada uno. Yo no he quitado la piel pero, al cortarlos, si he visto que tenían algún trocito duro en el centro, eso sí lo he quitado.

Los echamos en el vaso de la batidora (la batidora normal de toda la vida) y trituramos.

Después, como no le hemos quitado piel ni pepitas, si queréis que os quede mucho más fino, tendremos que colarlo.

Partimos el pan en trozos pequeños. Podemos echarlo en el tomate directamente y triturar. Si está demasiado duro, lo dejamos unos minutos en el tomate para que se ablande y después trituramos.

Echamos el ajo, el aceite y una pizca de sal (podemos ir rectificando después).

Trituramos todo hasta que consigamos la textura deseada.

Y guardamos en la nevera unas horitas para que esté fresco.

A la hora de comerlo, podéis echarle por encima un huevo cocido o virutas de jamón.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Y por Instagram, en el perfil de Cookintoki. En las dos redes os pongo más cositas aparte de lo del blog, sobre todo por Instagram, donde intento colgar alguna foto prácticamente cada día.


Un beso
Ane

viernes, 4 de agosto de 2017

BIZCOCHO MARMOLADO CON CHOCOLATE

Hola a todos!

Probablemente este sea mi último post hasta septiembre. Y si no es el último, el penúltimo.

La semana que viene estaremos fuera de vacaciones y la semana de fiestas de Bilbao (la del 21 de agosto), pues eso, son fiestas de Bilbao!! No creo que me dé mucho tiempo a hacer recetas.

Entre una cosa y otra, hay algunos días por medio que quizá me diera tiempo a hacer una pero como no estoy segura, contemos con que esta es la última hasta después de vacaciones.

La que os traigo hoy no es muy veraniega que digamos, por aquello de que hay que encender el horno, pero es muy fácil y rica.

Es un bizcocho marmolado con chocolate. Los bizcochos marmolados son esos que tienen masa de dos tipos y, al mezclarlas, queda por dentro de dos colores. Depende de cómo lo mezcles antes de meter al horno, tendrá un dibujo u otro por dentro al partirlo después.


He visto bastantes recetas por aquí y por allá, y por ahora, esta de María Lunarillos me ha convencido, aunque he echado un pelín más de chocolate

INGREDIENTES:
  • 150 g de mantequilla sin sal
  • 200 g de azúcar
  • 4 huevos tamaño L
  • 50 g de leche entera
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 250 g de harina 
  • 1 pellizco de sal
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • 20 g de cacao en polvo sin azúcar 
Precalentamos el horno a 180-200°. Yo lo he tenido casi todo el rato a 190. Es lo que tienen los hornos, que a veces van un poco por libre, da igual como los pongas.

Por un lado, batimos el azúcar con la mantequilla, que debe estar blandita.

Cuando esté bien mezclado, vamos añadiendo los huevos, uno a uno, sin dejar de batir. Hasta que no quede bien mezclado el que hemos echado, no ponemos el siguiente.

Echamos la leche y la vainilla y mezclamos bien.


Echamos la harina junto con la levadura y la sal, que previamente hemos tamizado. Yo, en este paso, primero he mezclado un pelín con mi batidora-amasadora y después lo he hecho a mano con una espátula de silicona, que si lo bates mucho con la máquina se baja demasiado la mezcla.

Después, separamos un tercio de esa masa y le echamos el cacao y lo mezclamos bien. Este paso también lo he hecho a mano con la espátula.

Preparamos el molde para meter al horno. Yo he usado un molde alargado tipo plum cake de unos 30 cm de largo. Le he echado spray desmoldable y encima le he puesto unas tiras de papel de horno para que luego sea más fácil desmoldar tirando de ellas.

Echamos la mezcla clarita en el molde. Extendemos un poco. Y después echamos la del chocolate. Extendemos un poco y, con un cuchillo o el mango de cualquier cubierto, mezclamos un poco las dos masas para que haga como un dibujo por dentro y al partir queden mezclados los colores.

Metemos al horno. Yo lo he tenido 42 minutos.

Id mirando poco a poco y meted un palillo o lo que tengáis para ver si sale limpio o no. Yo lo he tenido que meter un par de veces antes de sacarlo porque me parecía que estaba crudo aún (la receta original ponía de 30 a 40 minutos pero ya veis que cada horno es un mundo).


Lo sacáis, lo dejáis que enfríe un poco, desmoldar y a comerrrrr!!!!!

Si no nos vemos por el blog hasta septiembre, disfrutad del verano! Aun así, sobre todo en instagram (y en Facebook algo menos) seguiré poniendo cositas casi todos los días.

Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.

Un beso
Ane









jueves, 27 de julio de 2017

TIMBAL DE VERDURAS GRATINADAS

Hola chic@s!

Hoy me paso por aquí con una receta súper sencilla y saludable. Realmente, es tan fácil que ni la iba a poner pero luego he pensado que por qué no. Cuando yo busco recetas en Internet o en los libros, no siempre quiero recetas muy rebuscadas que cuando leo los ingredientes se me quitan las ganas de hacer.

A veces sólo buscas ideas fáciles para comer en el día a día. Y esta es una de esas pero dispuesta de una manera bonita, que la hace más apetecible.

Hoy vamos a hacer un timbal de verduritas gratinadas.



INGREDIENTES (para 4 unidades como los de las fotos):
  • 1 patata grande
  • ½ calabacín grande
  • 1 tomate
  • 1 cebolleta
  • Una pizca de queso (en mi caso he usado Gouda, que es el que tenía en casa)
  • Sal, aceite y pimienta negra
Cortamos la cebolleta en juliana y la ponemos en la sartén a pochar con un poco de aceite. Cuando esté, retiramos y reservamos.

Cortamos en rodajas tanto el calabacín como la patata. Y los ponemos a freír. Tanto unos como otros, cuando estén blanditos, sacar. No hace falta que se doren mucho, tienen que estar blanditos.

Tanto a la cebolleta como a las patatas y el calabacín les he echado un poquito de sal.

Vamos precalentando el horno con la función de gratinar.

Cortamos el tomate en rodajas.

Para montarlos, yo he puesto 1 rodaja de tomate, 2 de patata, 1 de tomate, unas pocas de calabacín (ya que las he hecho muy finitas), otra de patata, un poco de cebolla pochada y un trocito de queso.

Metemos al horno a gratinar y, al sacarlos (cuando veamos que está el queso gratinado), le echamos un pelín de pimienta negra por encima.


Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.



Un beso
Ane



miércoles, 19 de julio de 2017

TARTA FRÍA DE CHOCOLATE CON BIZCOCHO DE SOLETILLA

Hola chic@s!!!

Hoy, como la semana pasada, os traigo una receta súper súper fácil y muy rápida de hacer.

Es una tarta de chocolate con bizcochos de soletilla y coco. Además no necesitamos horno, que se agradece con estos calores. 


Varias cosas os cuento sobre la tarta:

-es muy fácil porque, en este caso, hemos usado bizcochos de soletilla comprados. Podríamos hacerlos caseros y entonces ya nos llevaría más tiempo. Otro día si eso.

-si estáis haciendo dieta, operación bikini (ya un poco tarde pero bueno…) y demás variedades, no es vuestra tarta. No es para comer todos los días pero, de vez en cuando, un trocito, tampoco hace mal!!! Un día es un día. Podéis compartirla y así no os la comeréis entera.

-os tiene que gustar el chocolate, porque tiene mucho. Esta tarta es así, otro día hacemos ensalada y compensamos (no es que se necesite mucho chocolate, pero en comparación con el bizcocho, tiene más chocolate).

-es una tarta para comerla en la casa donde la has hecho y me explico. El chocolate no es que se vaya derritiendo pero mancha. Así que trasladarla de un lugar a otro, a no ser que la lleves en una neverita, es francamente complicado. Bueno, complicado no, un poco cochino. Habría que hacer una cobertura con chocolate atemperado para que eso no sucediera.

Aunque no es exactamente igual, porque la suya es de oreos y no bizcocho, la idea me la dio la youtuber Mery de Cocina para todos. Pasaos por su canal de You Tube que es genial!

Ah! Y podéis rellenarla de cualquier otra cosa en vez de bizcochos! Ya os daré más ideas de este tipo de tartas frías.

INGREDIENTES:

Como no tengo moldes tan pequeños y es una tarta fría, he usado un tupper de 17cm x 13cm 

Para hacer la ganache de chocolate, primero tenéis que partir el chocolate en trocitos y mezclarlo con la nata. Lo metemos al microondas un minuto a máxima potencia. Lo sacamos y removemos hasta que este prácticamente todo deshecho. Volvemos a meter otros 40 segundos al microondas. Sacamos, removemos otro poco, echamos la mantequilla (que debe estar un poco blandita para ayudar a que se deshaga) y removemos hasta que esté bien mezclado todo. Y ya tenemos nuestra ganache de chocolate.

Forramos el molde con papel de horno. Es útil dejar que el papel sobresalga por los lados para luego que el sobrante nos ayude a desmoldar.

Ponemos una capa de bizcochos. Yo he tenido que poner 3 enteros y 3 trocitos para acabar de cubrir toda la base del molde/tupper. Los mojamos un poquito en leche antes de ponerlos para que luego estén más jugosos. La leche la he echado en otro tupper para que cupieran bien los bizcochos al mojarlos.

Echamos parte de la mezcla de chocolate. En mi caso casi la mitad, ya que con el tamaño de mi tupper sólo tiene dos capas.

Ponemos otros 3 bizcochos y otros 3 trocitos para hacer la segunda capa y echamos el resto de la mezcla hasta cubrir todo.

Damos un golpecito con el molde sobre un trapo puesto en la encimera, por ejemplo, para quitar las posibles burbujas que se hayan podido formar.

Tapamos el molde con papel film y metemos en la nevera un mínimo de 6 horas (podemos dejarlo de un día para otro).

Pasado este tiempo, sacamos y desmoldamos.



Nos costará un poquito porque está duro pero acabará saliendo. Si no, podemos dejar reposar un poco y sacarlo después.

Por último, yo he echado coco rallado por encima.

La tarta no es muy grande pero tiene mucho chocolate. Así que es contundente.

Si os sobra algo, tendríais que guardarla refrigerada y, si la tapáis y la metéis en algún sitio, mejor.

Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.


Un beso
Ane



miércoles, 12 de julio de 2017

HOJALDRE DE PAVO Y MOZZARELLA

Hola a todos!

Hoy os traigo una receta muy facilita (después del rollo que os metí la semana pasada con la tarta de las rosas, jaja).

Ya sabéis que me gusta el hojaldre porque se pueden hacer recetas súper sencillas y les puedes dar un toque especial modelando un poco la masa.

Así que esta vez os traigo hojaldre relleno de pavo y mozzarella, pero lo hemos hecho con forma de flor, estrella, llamadlo como queráis. A mí que me recuerda a un eguzkilore??? (dice la leyenda vasca que esta flor de cardo antiguamente se colgaba en la puerta de entrada del hogar para protegerse).


Además, es una receta que podéis hacer con los peques de la casa, si los tenéis. Les va a encantar echar los ingredientes por el hojaldre, dar vueltecitas a los diferentes “pétalos” y ver lo chulo que queda luego.

Por supuesto, podéis rellenarlo de cualquier otra cosa que se os ocurra!

INGREDIENTES:
  • 2 placas de hojaldre redondas
  • Tomate frito
  • 4-5 lonchas de pavo
  • Queso mozzarella
  • Pimienta negra
  • Un huevo

Precalentamos el horno a 180°.

Extendemos una de las placas de hojaldre (sí, sé que tengo que empezar a hacerlo casero ).

Ponemos por encima el tomate frito. Lo extendemos bien pero que no llegue hasta los bordes para que luego, al doblar, no se nos escape por todos los lados.

Ponemos el queso. Yo he usado queso rallado mozzarella.

Después ponemos las lonchas de pavo. Con 4 o 5 lonchas cubrís todo pero si queréis poner más, al gusto…

Espolvoreamos un poco de pimienta negra y ponemos la segunda placa de hojaldre por encima.

Ponemos algo redondo, como un vaso, en medio del círculo que nos queda y hacemos un marca con él en el centro. Posteriormente tenemos que cortar el hojaldre en 16 trozos, desde la marca del vaso que hemos hecho hasta el exterior.

Con cada uno de los 16 trozos que nos quedan, le damos un par de vueltas. Yo los he hecho todos en el mismo sentido.

Después tenemos que pintar todo el hojaldre con un huevo que hemos batido previamente.

Metemos al horno unos 30 minutos más o menos (vamos mirando hasta que veamos que está doradito).

Sacamos y a comer!!!! No os queméis, ansiosos!!!!!!


Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.


Un beso
Ane

miércoles, 5 de julio de 2017

TARTA DE ROSAS (DE VAINILLA Y FRESA)

Hola a todos!!!

Hoy os traigo una tarta preciosísima, que lo que es la tarta en sí no es muy difícil pero la decoración tiene su “aquel”.

Tenía muchas ganas de hacerla desde hace tiempo y me lo he tomado con calma. No lo he hecho todo en un día porque, al final, lo acabo haciendo a todo correr y no sale bien. Pero se puede hacer sin problemas en un solo día (o menos, no os asustéis). Lo que pasa es que yo ahora hago tartas cuando la fiera está dormida, así que voy por partes…

Es la famosa Tarta de las Rosas. Bueno, famosa para los que nos interesa el tema de las tartas. Y se le llama así por la decoración con rosetones. El sabor de la tarta y los colores pueden ser los que queráis, se puede hacer con cualquiera “mezcla”. En este caso, yo he hecho un bizcocho básico de vainilla y la he rellenado con mermelada de fresa y con el propio buttercream que he usado para la decoración. 


Sobre todo la he hecho para practicar el tema de la decoración y, aunque ha quedado bastante decente, hay que seguir practicando!!!

La receta del bizcocho de vainilla es la que suelo hacer, la de Alma Obregón. La buttercream es una básica de mantequilla y azúcar (luego le podéis poner el sabor que queráis) y, como os decía, he usado mermelada de fresa.

Además de los ingredientes, necesitaréis:

Moldes para los bizcochos, spray antiadherente, manga desechable, boquilla 2D Wilton, base para la tarta, espátula, colorante en pasta rojo… No poca cosa, vamos. 

INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:
  • 200 g de harina
  • 200 g de azúcar
  • 200 ml de aceite de oliva suave
  • 4 huevos tamaño L
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1 cucharadita de vainilla (aroma de vainilla Vahiné)
El bizcocho es muy facilito de hacer.

Precalentemos el horno a 180°.

Tamizamos la harina junto con la levadura.

Mezclamos los huevos, el aceite y el azúcar. Cuando está todo bien mezclado, añadimos la harina con la levadura. Mezclamos de nuevo. Por último, añadimos la vainilla. Yo he usado aroma de vainilla de Vahiné, pero si tenéis vainilla en pasta, mejor aún.

Dividimos la masa en dos o tres partes, en función de cómo vayamos a hornear. En este caso, yo lo he dividido en tres partes y lo he horneado en moldes de 18 cm. Quedan 3 bizcochos pequeños pero así la tarta tiene varias capas. Podéis hacerlo también en dos moldes de 18 cm o en tres de 15 cm. 

Engrasamos los moldes con nuestro spray antiadherente y metemos al horno. Yo he tenido cada uno unos 20 minutos. Si lo hacéis en 2 moldes de 18, tendréis que tenerlo un poquito más de tiempo. También podéis hornear toda a la masa a la vez y luego cortarla. No sé deciros el tiempo de horneado de esta forma porque, la verdad, nunca lo he hecho así.

Cuando los saquéis, los dejáis un poco reposar y, cuando estén fríos, desmoldáis.

INGREDIENTES PARA LA BUTTERCREAM:
  • 600 g de azúcar glacé
  • 500 g de mantequilla
  • 3 cucharaditas de aroma de vainilla
Os pongo tanta cantidad porque he usado parte del buttercream para rellenar la tarta y cubrirla y la otra mitad para hacer las rosas.

Esto es tan fácil como tamizar el azúcar y batirlo junto con la mantequilla (que debe estar blandita).

Podéis echar el aroma que queráis a la crema o no echar ninguno. En este caso, como era de vainilla y fresa, lo ideal sería echar de esos sabores. Podéis usar la misma vainilla que hemos usado en el bizcocho o usar fresa en pasta. Yo he usado vainilla (unas 3 cucharaditas). Pero esto es un poco al gusto.


Cuando la crema ya esté bien hecha, bien batida, debemos echar el colorante en pasta. Podríamos hacerlo sin colorante y nos quedaría la tarta del color de la crema, que tampoco está mal, pero no es tan vistosa.

Si usáis colorante en pasta, recordad que debéis echar muy poquito. Podéis hacerlo con un palillo. Lo metéis en el botecito del colorante y la pizquita que queda adherida al palillo, la metéis en la crema. Es súper poquito pero con eso ya se tiñe. Mezcláis bien la crema y vais viendo cómo va quedando el color. Si queréis más oscuro, volvéis a hacer lo del palillo. Os recomiendo usar un palillo cada vez y tirarlo a la basura rápido o acabareis con todo de colores a vuestro alrededor. El color que yo he usado es poppy red , aunque es rojo, si le echas poco queda rosa.


Ya tenemos hechos nuestros bizcochos, nuestra crema y tenemos nuestra mermelada preparada.

Ahora empezamos con el montaje de la tarta. Yo suelo ponerla sobre alguna base que luego pueda mover de un sitio a otro, como la gris que veis en las fotos. De hecho, he puesto la tarta sobre una base pequeña, del tamaño de la tarta, y luego ésta sobre una más grande, así la grande no se mancha mucho y la puedo reutilizar para hacer fotos y así.

En este caso, no he tenido que cortar los bizcochos porque me han quedado bastante planitos pero, si no fuera así, tendríais que cortarlos un poco para igualarlos y poder montar unos encima de otros.

Ponemos el primer bizcocho y untamos la parte de arriba con un poco de la crema y un poco de mermelada. Ponemos el segundo bizcocho y lo mismo. Untamos de crema y de mermelada. Y, por último, ponemos el tercer bizcocho.

Para untar la crema lo podéis hacer con espátula o con una manga. Id echando y después alisad un poco.

Cuando ya están los tres montados, con una espátula, ponemos crema por los lados del bizcocho y por la parte de arriba. Esta primera capa de crema es la que se denomina “sujetamigas”. No hace falta que quede bonita .Es sólo para que, al dar la siguiente, no se deshaga el bizcocho. No hace falta que deis mucha cantidad, es sólo un poquito para cubrir. Y, tal cual, lo metemos a la nevera para que se ponga un poco durita (vais mirando de vez en cuando para ver si ya está dura la crema...)

La crema que no hemos usado, la podemos dejar fuera o dentro de la nevera, en función de cuánto tiempo vamos a tardar en dar la siguiente capa y cuánto calor hace en vuestras casas. En la mía hace mucho calor, así que yo meto todo a la nevera. Y saco la crema un rato antes que la tarta para que se vaya reblandeciendo otra vez.



La segunda capa es un poco opcional en esta tarta, ya que encima van a ir las rosas, así que en teoría no se va a ver. Yo se la he puesto, sobre todo, porque al final la tarta queda más lisa por todos los lados y luego me resulta más fácil poner las rosas. Tampoco hace falta que quede súper bonita o lisa perfecta precisamente por eso, porque por encima van las rosas. Hay que echar la crema por todos los lados y con la espátula ir alisando. Cuando acabemos, volvemos a meter a la nevera, lo mismo que hemos hecho antes.

Podéis usar una paleta alisadora y una base móvil para tartas. Con estos “cacharritos” se hacen las cosas más fáciles pero lo normal es que muchos no tengáis estas cosas en casa… Si os interesa, os puedo escribir un post con todos los “útiles” que tengo yo y para qué sirven. Si eso, me lo ponéis en los comentarios del post.

Llegamos a la parte crítica de la tarta. Las ROSAS. Tenemos que meter la crema en una manga pastelera con una boquilla 2D o 1M. Yo he usado la 2D de Wilton.

Las rosas se hacen como cuando decoramos un cupcake. Ahí sólo es una rosa. En este caso serán unas cuantas. Cada rosa se hace desde dentro hacia fuera.

En la tarta, hacemos primero las rosas de los lados y dentro de éstas, primero las de abajo. Cuando acabamos la fila de abajo, seguimos con la de arriba. Si hace mucho calor, al acabar esta fila, metemos la tarta al frigo un rato.

La parte de arriba se hace igual. Si nos queda algún huequillo entre rosa y rosa, podemos poner un poquito de crema con la manga, como haciendo un puntito. 


Y ya está! No os aburro mas, que vaya pedazo de post! El próximo día hago un vídeo y acabo antes, jajaja!

Recordad que si no la vais a comer al momento, las tartas con buttercream hay que guardarlas refrigeradas y, si están metidas en algún recipiente, mejor aún.

Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.


Un beso,
Ane




miércoles, 28 de junio de 2017

PASTEL FRÍO DE ATÚN CON PAN DE MOLDE

Hola a todos!

Que tal lleváis los primeros días de verano???

Aquí por el norte parece que nos están dando un respiro esta semana con el calor porque la semana pasada, algunos días fueron un infierno…

Aun así, esta semana os traigo un plato perfecto para el verano porque es muy fácil, rápido, se puede hacer con antelación, con ingredientes que todo el mundo tiene en casa, es fresquito… Es un pastel frío de atún con pan de molde. 


No tiene mucha elaboración, realmente es más montaje que otra cosa. Es como comer un sándwich pero de un modo diferente.

Para ser tan fácil, la verdad es que no lo había hecho nunca pero estos último días, en Instagram, he visto bastantes blogueros e instagramers que lo hacían y me he dicho: pues yo también quiero, qué bueno! Como os digo, lo he visto en varios sitios pero, al final, en el que me he basado ha sido en el del blog Las María Cocinillas.

Para ser una especie de sándwich gigante, queda bastante lucido!

He de decir que, para hacerlo, lo ideal sería usar unos panes de molde que hay como alargados. En concreto, la marca Bimbo tiene unos que se llaman Enrollados (no sé si de otras marcas también habrá). Pero el caso es que, en los supermercados que hay cerca de mi casa, no hay de esos, así que lo he tenido que hacer con pan de molde de tamaño normal, quitando las cortezas.

INGREDIENTES:
  • 12 rebanadas de pan de molde
  • 3 latas de atún
  • 3 cucharadas de mayonesa 
  • Mayonesa para cubrir el pastel
  • 1 tomate
  • 2 cogollos
  • 3 lonchas de queso, en este caso, he usado gouda
  • 2 lonchas de pavo
  • 1 huevo
  • Aceitunas
Para hacer el pastel he usado un molde tipo Plum Cake.

Lo cubrimos con papel film, dejando que sobre bastante papel por los lados para que luego podamos taparlo.


Antes de empezar con el montaje tenemos que lavar el tomate y los cogollos separando sus hojas, cortar el tomate en rodajas, quitar la corteza al pan de molde (si es que la tiene) y mezclar las tres latas de atún con las tres cucharadas de mayonesa.

Ponemos una primera capa de pan de molde. En mi molde, he tenido que poner 3 rebanadas.

Ponemos la mitad de la mezcla del atún con mayonesa y, encima, cogollos y rodajas de tomate.

Volvemos a poner otra capa de pan de molde y aplastamos un poco.

Ahora ponemos tres lonchas de queso y dos lonchas de pavo.

Volvemos a poner pan de molde y aplastamos otra vez.

Por último, ponemos una capa como la que hemos hecho al principio. Es decir, el resto de la mezcla del atún con mayonesa y, encima, cogollos y tomate.

Después de esto, ponemos la última capa de pan de molde.

Tapamos con el papel film y lo metemos unas horas en la nevera. Yo lo habré tenido unas 4 horas y media o así. En este tiempo, podéis cocer el huevo que necesitareis para decorar.

Podéis hacer más capas o menos o con otros ingredientes. Es un poco al gusto.

En la nevera, he puesto algo de peso encima del pastel para que luego quede más compacto. Podéis usar un brik de leche.

Cuando lo saquéis lo tenéis que desmoldar y quitar el papel film. Lo cubrís con mayonesa. Yo, por fuera, tampoco he puesto muchísima.

Por encima ponemos el huevo cocido cortado en rodajitas y unas aceitunas también cortadas. Aquí, lo mismo, podéis poner otros ingredientes para decorar.


Y ya está listo nuestro pastel para comer.

Súper fresquito y muy rico!!!

Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.

Un beso








miércoles, 21 de junio de 2017

ZUMO VERDE DETOX

Hola a todos!!

Hoy me paso en plan rápido por aquí para contaros la receta de zumo verde detox que he hecho y animaros a hacerla, ya que no se tarda nada y tienes un vaso lleno de cosas ricas que te aportan un montón a tu organismo.


Ahora están muy de moda todos estos zumos que se llaman detox. Unos son para darte energía, otros para quitar estrés, otros para no sé qué… Yo no controlo mucho de esto, así que para mí es simplemente una manera muy rica de tomar verduras, de incluir un “plato” sano en nuestra dieta y de desintoxicar un poco más nuestro organismo.

La receta en la que me he inspirado creo que la leí por encima hace tiempo en alguna revista online. Yo soy muy dada a hacer pantallazos de todo aquello que veo que me llama la atención, y sobre todo, de recetas. Así que tenía por ahí un pantallazo perdido entre todas las fotos del móvil con este zumo. No lo he hecho igual, ni en cantidades ni en todos los ingredientes. Pero he de deciros que ha quedado bastante rico. Sorprendentemente para mí, porque la verdad pensaba que sería muy sano y tal, pero que beberte un vaso entero de ese zumo no iba a ser lo mejor que había probado en la vida y la verdad es que me ha gustado.




INGREDIENTES:
  • 1 taza de agua fría
  • 1 puñado de espinacas
  • 1 puñado de apio
  • 1 puñado de lechuga
  • Zumo de medio limón
  • Medio plátano

Yo lo he hecho en la batidora normal de toda la vida.

Primero he lavado las espinacas, la lechuga y el apio. Las cantidades, pues eso, un puñado. No lo he pesado.

He echado la taza de agua en el vaso de la batidora, junto con todas las verduras, y he batido hasta que quedara muy líquido. Suelo poner un trapo de cocina encima de la batidora cuando bato algo tan líquido.

Después he añadido el medio plátano y un poco de zumo de limón (no ha llegado ni a la mitad del limón). Y volvemos a batir.

Toda esta mezcla la he colado y la cantidad que me ha salido de zumo ha sido como el vaso de las fotos y un pelín más. Vamos, como para una persona nada más. 

Espero que os haya gustado! Yo lo volveré a hacer de vez en cuando para dar un chute detox al cuerpo!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.



Un beso
Ane



jueves, 15 de junio de 2017

QUICHE DE VERDURAS Y CHAMPIÑONES

Hola chic@s!

Esta semana os traigo una receta que es una variación de una que os puse hace ya algunos meses, que fue la Quiche Lorraine.

Esta vez he hecho una Quiche de verduras y champiñones. 


Me encantan las quiches, la verdad. Es una receta que la puedes hacer con todos los ingredientes diferentes que quieras. Aprendiendo una receta y cambiando los ingredientes, tienes un montón de recetas en una.

Es bastante fácil de hacer y además, estéticamente, quedan ideales.

Lo único que no he hecho, de momento, es la masa brisa o quebrada a mano. Lo tengo pendiente. La verdad es que tengo un pequeño problema en mi cocina, ya que mi encimera es de madera. Es preciosísima pero para amasar encima como que no. Así que tengo que hacerme con alguna placa de plástico, algo tipo mármol, o no sé de qué material, pero que sirva para amasar encima. Alguna idea????

Bueno, en cuanto a la quiche, quería que fuera de verduras, pero le he puesto unos pocos champiñones para darle un poco más de alegría. Aunque no muchos para que los ingredientes principales fueran las verduras. Otra vez ya haré una de champis como Dios manda.

INGREDIENTES: 
  • 1 placa de masa brisa
  • 1 calabacín 
  • 1 cebolleta 
  • 1 puerro
  • 100 g de champiñones
  • 200 ml de nata de cocinar 
  • 100 ml de leche entera 
  • 4 huevos 
  • Sal 
  • Pimienta 
  • Queso parmesano 
  • Aceite 

Precalentamos el horno a 180°.

Picamos todas las verduras y los champiñones en trocitos pequeños. Ponemos un poco de aceite en una sartén y los sofreímos un rato hasta que estén un poco hechos. Luego van a estar media horita en el horno, así que se acabarán de hacer allí. Yo los habré tenido unos 15-20 minutos.

Por otro lado vamos a ir haciendo la masa.

Necesitamos un molde para quiches. Son los que tienen los bordes como onduladitos o rizaditos. El mío es este, de Ibili, tiene unos 28 cm de diámetro, unos 3 de alto y es metálico.

Preparamos el molde. Yo le echo primero spray desmoldante y después pongo la masa brisa. Lo que me sobre de los bordes, lo recorto. Suelo pasar un rodillo por encima del borde para recortar lo que sobra. Después pincho con un tenedor toda la base, pongo un papel de horno encima y, encima de este, garbanzos. Todo esto es para que no se suba la masa. Metemos al horno 15 minutos a 180°.

En estos 15 minutos, además de que las verduras ya se acaban de hacer, tenemos que batir los huevos con la nata y la leche. Cuando estén bien batidos, echamos sal y pimienta negra al gusto. Echamos las verduras y champiñones a esta mezcla y removemos un poco.

Un inciso. Sólo he echado sal a la mezcla de huevos, nata y leche. No soy de echar muchísima sal a nada. A mí me gusta así pero igual vosotros queréis echar un poco más de sal a las verduras.

Sacamos el molde del horno y dejamos que se enfríe un pelín para después poder quitar los garbanzos de encima y el papel de horno.

Realmente no sé si es del todo necesario poner el papel entre la masa y los garbanzos, pero de momento a mí me queda bien. A ver si otro día hago una sin ponerlo para probar. 



Una vez hayamos quitado los garbanzos, echamos la mezcla sobre el molde. La movemos un poco para que queden las verduras por todos los lados.

Por último, yo he rallado un poquito de queso parmesano por encima.

Metemos al horno a 180° unos 30 minutos.

Sacamos y ya tenemos nuestra quiche lista para comer!!!!

Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.



Un beso 
Ane




martes, 6 de junio de 2017

CARROT CAKE O TARTA DE ZANAHORIA

Hola chic@s!

Esta semana la empezamos con una tarta, que ya tocaba! Volvemos a las recetas dulces.

Hace tiempo os puse unos cupcakes de zanahoria con crema de queso y hoy os traigo la tarta en vez de los cupcakes. La famosa Carrot cake o Tarta de zanahoria.




La receta no es la misma, pero tanto una como otra están muy ricas y, por supuesto, podéis hacer las dos en forma de tarta o de cupcakes.

Personalmente, desde que la probé, he de decir que la tarta de zanahoria es una de mis preferidas. Mucha gente la hace con pasas y, a mí, lo siento en el alma, pero no me gustan nada. Así que agradecería que, de vez en cuando, no se las echaran ( por favoooor!). Yo siempre la hago sin pasas, aunque se las podéis echar sin problemas.

Esta receta que hago de la tarta de zanahoria es de Alma Obregón. He quitado las pasas, por supuesto. 
Es una tarta que he hecho varias veces ya y siempre queda muy buena. Peeeero, esta vez, que la hacía para ponérosla en el blog, ha sido la vez que peor me ha quedado. Y la verdad es que no sé porqué. Es lo que tiene la cocina, a veces salen las cosas diferentes haciendo lo mismo de siempre. Aún así he decidido poner la receta en el blog porque la he hecho muchas veces y siempre ha funcionado. Seguro que he hecho algo mínimamente diferente y por eso ha salido algo peor. Y como os digo, la receta no es mía, vamos, que no es que me haya inventado algo. Es una receta de alguien que sabe de recetas y por eso os la pongo. Eso sí, me he quedado un poco plof...y encima lloviendo, jaja, empezamos mal el martes.

Por cierto, antes de la receta, he estado viendo que mi última receta, el Potage Parmentier, no tuvo mucho éxito. Qué pasa, glotoncitos, que solo queréis tartas??? y la operación bikini?? En fin, después de esta reflexión vamos con la receta.

INGREDIENTES:
  • 210 g de harina
  • 2 cucharaditas de levadura tipo Royal
  • 2 cucharaditas de canela
  • 3 huevos
  • 180 ml de aceite oliva suave
  • 180 g de azúcar
  • 210 g de manzana
  • 225 g de zanahoria
  • Un puñado majo de nueces picadas
Para hacerla he usado dos moldes tipo layer cake de 18 cm de diámetro. Aquí, por ejemplo, podéis encontrar estos moldes layer cake.

Precalentamos el horno a 180°.

Por un lado, tamizamos la harina con la levadura y la canela.

Por otro, rallamos las zanahoria y las manzanas.

Batimos el azúcar con los huevos y el aceite. Cuando esté bien batido, añadimos la mezcla de la harina. Batimos.

Después añadimos la zanahoria y la manzana. Mezclamos.

Y añadimos las nueces.

Dividimos la masa en dos y echamos la mitad en cada uno de los moldes que, previamente, hemos engrasado.

Metemos al horno (yo lo hago de uno en uno) unos 25-30 minutos o hasta que, cuando pinchemos con un palillo, salga limpio.

Sacamos, dejamos enfriar encima de la rejilla y desmoldamos.


INGREDIENTES PARA LA CREMA DE QUESO:
  • 300 g de azúcar glacé
  • 125 g de queso crema tipo Philadelphia
  • 125 g de mantequilla sin sal

Tamizamos el azúcar y lo mezclamos, batiendo, con la mantequilla blandita y, cuando esté todo bien incorporado, añadimos el queso y seguimos batiendo.

Para decorar la tarta, tenéis varias opciones. Podéis cubrirla entera o poner relleno sólo entre los bizcochos y en la parte de arriba, que es como yo lo he hecho esta vez.

Lo que suelo hacer yo es echar la crema en una manga pastelera con una boquilla mediana (yo suelo usar para esto la 1M o 2D de Wilton). Echo encima de cada bizcocho (en este caso solo son dos) y antes de montar uno encima de otro, los meto un poco al frigo para que se endurezca un poco y al poner un bizcocho encima del otro, no lo aplaste.

La crema de queso hay que conservarla en el frigo. Así que si vais a tardar en comer la tarta o hacéis la crema pero no la echáis hasta última hora, la guardáis en la nevera. Eso sí, la tenéis que sacar un rato antes de comer para que esté a temperatura ambiente (o para echarla en la tarta si no lo habéis hecho antes).

Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.

Y por cierto, si os apetece que ponga una receta en concreto por aquí, me podéis mandar sugerencias. Que lo mismo lo que me pedís no sé hacerlo pero lo intentaremos aunque sea ;). O incluso si tenéis alguna receta propia que me queráis contar, la podemos probar (por supuesto, diría que es vuestra, faltaría más!)

Un beso











viernes, 2 de junio de 2017

POTAGE PARMENTIER O SOPA DE PATATA Y PUERRO

Hola a tod@s!

La verdad es que, con el día que ha hecho hoy, la receta que os traigo no pega nada. Pero ya la tenía pensada hace unos días y, sinceramente, a mí no me importa mucho comer caliente aunque haga calor, así que la he hecho igual. Admito que la he puesto un poco templadita, no en plan caldero del infierno (tampoco era plan de ponerse a sudar…).

Desde hace un tiempo tengo en mi “poder” el libro de Julia Child, “El arte de la cocina francesa”, que es uno de los libros básicos de cocina. Al menos para mí. Después de mirarlo y medio leerlo varias veces, me he decidido a empezar con sus recetas. Hoy he hecho la primera. Muy sencilla, pero me ha parecido muy rica. Así que os la cuento.

Es Potage Parmentier. 



Por cierto, ¿habéis visto la peli de “Julie & Julia”? Trata de una chica que decide hacer todas las recetas del libro de Julia en un año y contarlas en un blog. Tanto como eso no voy a hacer, pero voy a empezar poco a poco a hacer las que considere más sencillas del libro, igual algunas adaptándolas a mis gustos o a ingredientes que tenga más a mano… Porque no todo en la vida son dulces!!!

Bueno, como os decía, la de hoy es Potage Parmentier. Es una sopa o crema muy sencilla que seguro que algunos ya hacéis en casa, y simplemente la llamáis crema de puerro y patata, jaja, pero oye, siempre se puede aprender algo nuevo. Digamos, también, que es parecido a una vichyssoise pero calentita.

INGREDIENTES (para 2 personas)
  • 1 litro de agua
  • 2 patatas grandes
  • 2 puerros
  • ½ cucharada de sal
  • 3 cucharadas de nata de montar
  • Perejil
Las cantidades no son exactamente iguales a como aparecen en el libro.



Cortamos la verdura en trocitos no muy grandes y la ponemos al fuego en el litro de agua durante unos 45 minutos o hasta que esté tierna. Yo lo he puesto a fuego medio-alto.

Cuando pasa este tiempo hay que triturar la patata y el puerro. Yo lo he hecho como dice el libro, con un pasapuré, pero lo podéis hacer con un tenedor (si queréis que quede más gordo) o con una batidora (si queréis que quede más fino). Con el pasapuré queda una textura bastante rica.

Revolvemos bien para que se integre bien con el líquido.

En mi caso, lo he comido justo después de hacerlo, así que simplemente le he echado las cucharadas de nata por encima y un poco de perejil.

Si lo vais a comer más tarde, dejáis que repose y, justo antes de comerlo, lo calentáis un poco y ya fuera del fuego, le echáis la nata y el perejil. Podéis echar cucharada y media de nata por persona y plato. Perejil al gusto.

En la receta original pone que el puerro se puede cambiar por cebolla y la nata por mantequilla. No sé qué tal quedará pero, tal y como la he hecho yo, queda de rechupete. 



Espero que os haya gustado!!! No me diréis que no  ha sido súper fácil!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso
Ane