miércoles, 21 de junio de 2017

ZUMO VERDE DETOX

Hola a todos!!

Hoy me paso en plan rápido por aquí para contaros la receta de zumo verde detox que he hecho y animaros a hacerla, ya que no se tarda nada y tienes un vaso lleno de cosas ricas que te aportan un montón a tu organismo.


Ahora están muy de moda todos estos zumos que se llaman detox. Unos son para darte energía, otros para quitar estrés, otros para no sé qué… Yo no controlo mucho de esto, así que para mí es simplemente una manera muy rica de tomar verduras, de incluir un “plato” sano en nuestra dieta y de desintoxicar un poco más nuestro organismo.

La receta en la que me he inspirado creo que la leí por encima hace tiempo en alguna revista online. Yo soy muy dada a hacer pantallazos de todo aquello que veo que me llama la atención, y sobre todo, de recetas. Así que tenía por ahí un pantallazo perdido entre todas las fotos del móvil con este zumo. No lo he hecho igual, ni en cantidades ni en todos los ingredientes. Pero he de deciros que ha quedado bastante rico. Sorprendentemente para mí, porque la verdad pensaba que sería muy sano y tal, pero que beberte un vaso entero de ese zumo no iba a ser lo mejor que había probado en la vida y la verdad es que me ha gustado.




INGREDIENTES:
  • 1 taza de agua fría
  • 1 puñado de espinacas
  • 1 puñado de apio
  • 1 puñado de lechuga
  • Zumo de medio limón
  • Medio plátano

Yo lo he hecho en la batidora normal de toda la vida.

Primero he lavado las espinacas, la lechuga y el apio. Las cantidades, pues eso, un puñado. No lo he pesado.

He echado la taza de agua en el vaso de la batidora, junto con todas las verduras, y he batido hasta que quedara muy líquido. Suelo poner un trapo de cocina encima de la batidora cuando bato algo tan líquido.

Después he añadido el medio plátano y un poco de zumo de limón (no ha llegado ni a la mitad del limón). Y volvemos a batir.

Toda esta mezcla la he colado y la cantidad que me ha salido de zumo ha sido como el vaso de las fotos y un pelín más. Vamos, como para una persona nada más. 

Espero que os haya gustado! Yo lo volveré a hacer de vez en cuando para dar un chute detox al cuerpo!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.



Un beso
Ane



jueves, 15 de junio de 2017

QUICHE DE VERDURAS Y CHAMPIÑONES

Hola chic@s!

Esta semana os traigo una receta que es una variación de una que os puse hace ya algunos meses, que fue la Quiche Lorraine.

Esta vez he hecho una Quiche de verduras y champiñones. 


Me encantan las quiches, la verdad. Es una receta que la puedes hacer con todos los ingredientes diferentes que quieras. Aprendiendo una receta y cambiando los ingredientes, tienes un montón de recetas en una.

Es bastante fácil de hacer y además, estéticamente, quedan ideales.

Lo único que no he hecho, de momento, es la masa brisa o quebrada a mano. Lo tengo pendiente. La verdad es que tengo un pequeño problema en mi cocina, ya que mi encimera es de madera. Es preciosísima pero para amasar encima como que no. Así que tengo que hacerme con alguna placa de plástico, algo tipo mármol, o no sé de qué material, pero que sirva para amasar encima. Alguna idea????

Bueno, en cuanto a la quiche, quería que fuera de verduras, pero le he puesto unos pocos champiñones para darle un poco más de alegría. Aunque no muchos para que los ingredientes principales fueran las verduras. Otra vez ya haré una de champis como Dios manda.

INGREDIENTES: 
  • 1 placa de masa brisa
  • 1 calabacín 
  • 1 cebolleta 
  • 1 puerro
  • 100 g de champiñones
  • 200 ml de nata de cocinar 
  • 100 ml de leche entera 
  • 4 huevos 
  • Sal 
  • Pimienta 
  • Queso parmesano 
  • Aceite 

Precalentamos el horno a 180°.

Picamos todas las verduras y los champiñones en trocitos pequeños. Ponemos un poco de aceite en una sartén y los sofreímos un rato hasta que estén un poco hechos. Luego van a estar media horita en el horno, así que se acabarán de hacer allí. Yo los habré tenido unos 15-20 minutos.

Por otro lado vamos a ir haciendo la masa.

Necesitamos un molde para quiches. Son los que tienen los bordes como onduladitos o rizaditos. El mío es este, de Ibili, tiene unos 28 cm de diámetro, unos 3 de alto y es metálico.

Preparamos el molde. Yo le echo primero spray desmoldante y después pongo la masa brisa. Lo que me sobre de los bordes, lo recorto. Suelo pasar un rodillo por encima del borde para recortar lo que sobra. Después pincho con un tenedor toda la base, pongo un papel de horno encima y, encima de este, garbanzos. Todo esto es para que no se suba la masa. Metemos al horno 15 minutos a 180°.

En estos 15 minutos, además de que las verduras ya se acaban de hacer, tenemos que batir los huevos con la nata y la leche. Cuando estén bien batidos, echamos sal y pimienta negra al gusto. Echamos las verduras y champiñones a esta mezcla y removemos un poco.

Un inciso. Sólo he echado sal a la mezcla de huevos, nata y leche. No soy de echar muchísima sal a nada. A mí me gusta así pero igual vosotros queréis echar un poco más de sal a las verduras.

Sacamos el molde del horno y dejamos que se enfríe un pelín para después poder quitar los garbanzos de encima y el papel de horno.

Realmente no sé si es del todo necesario poner el papel entre la masa y los garbanzos, pero de momento a mí me queda bien. A ver si otro día hago una sin ponerlo para probar. 



Una vez hayamos quitado los garbanzos, echamos la mezcla sobre el molde. La movemos un poco para que queden las verduras por todos los lados.

Por último, yo he rallado un poquito de queso parmesano por encima.

Metemos al horno a 180° unos 30 minutos.

Sacamos y ya tenemos nuestra quiche lista para comer!!!!

Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.



Un beso 
Ane




martes, 6 de junio de 2017

CARROT CAKE O TARTA DE ZANAHORIA

Hola chic@s!

Esta semana la empezamos con una tarta, que ya tocaba! Volvemos a las recetas dulces.

Hace tiempo os puse unos cupcakes de zanahoria con crema de queso y hoy os traigo la tarta en vez de los cupcakes. La famosa Carrot cake o Tarta de zanahoria.




La receta no es la misma, pero tanto una como otra están muy ricas y, por supuesto, podéis hacer las dos en forma de tarta o de cupcakes.

Personalmente, desde que la probé, he de decir que la tarta de zanahoria es una de mis preferidas. Mucha gente la hace con pasas y, a mí, lo siento en el alma, pero no me gustan nada. Así que agradecería que, de vez en cuando, no se las echaran ( por favoooor!). Yo siempre la hago sin pasas, aunque se las podéis echar sin problemas.

Esta receta que hago de la tarta de zanahoria es de Alma Obregón. He quitado las pasas, por supuesto. 
Es una tarta que he hecho varias veces ya y siempre queda muy buena. Peeeero, esta vez, que la hacía para ponérosla en el blog, ha sido la vez que peor me ha quedado. Y la verdad es que no sé porqué. Es lo que tiene la cocina, a veces salen las cosas diferentes haciendo lo mismo de siempre. Aún así he decidido poner la receta en el blog porque la he hecho muchas veces y siempre ha funcionado. Seguro que he hecho algo mínimamente diferente y por eso ha salido algo peor. Y como os digo, la receta no es mía, vamos, que no es que me haya inventado algo. Es una receta de alguien que sabe de recetas y por eso os la pongo. Eso sí, me he quedado un poco plof...y encima lloviendo, jaja, empezamos mal el martes.

Por cierto, antes de la receta, he estado viendo que mi última receta, el Potage Parmentier, no tuvo mucho éxito. Qué pasa, glotoncitos, que solo queréis tartas??? y la operación bikini?? En fin, después de esta reflexión vamos con la receta.

INGREDIENTES:
  • 210 g de harina
  • 2 cucharaditas de levadura tipo Royal
  • 2 cucharaditas de canela
  • 3 huevos
  • 180 ml de aceite oliva suave
  • 180 g de azúcar
  • 210 g de manzana
  • 225 g de zanahoria
  • Un puñado majo de nueces picadas
Para hacerla he usado dos moldes tipo layer cake de 18 cm de diámetro. Aquí, por ejemplo, podéis encontrar estos moldes layer cake.

Precalentamos el horno a 180°.

Por un lado, tamizamos la harina con la levadura y la canela.

Por otro, rallamos las zanahoria y las manzanas.

Batimos el azúcar con los huevos y el aceite. Cuando esté bien batido, añadimos la mezcla de la harina. Batimos.

Después añadimos la zanahoria y la manzana. Mezclamos.

Y añadimos las nueces.

Dividimos la masa en dos y echamos la mitad en cada uno de los moldes que, previamente, hemos engrasado.

Metemos al horno (yo lo hago de uno en uno) unos 25-30 minutos o hasta que, cuando pinchemos con un palillo, salga limpio.

Sacamos, dejamos enfriar encima de la rejilla y desmoldamos.


INGREDIENTES PARA LA CREMA DE QUESO:
  • 300 g de azúcar glacé
  • 125 g de queso crema tipo Philadelphia
  • 125 g de mantequilla sin sal

Tamizamos el azúcar y lo mezclamos, batiendo, con la mantequilla blandita y, cuando esté todo bien incorporado, añadimos el queso y seguimos batiendo.

Para decorar la tarta, tenéis varias opciones. Podéis cubrirla entera o poner relleno sólo entre los bizcochos y en la parte de arriba, que es como yo lo he hecho esta vez.

Lo que suelo hacer yo es echar la crema en una manga pastelera con una boquilla mediana (yo suelo usar para esto la 1M o 2D de Wilton). Echo encima de cada bizcocho (en este caso solo son dos) y antes de montar uno encima de otro, los meto un poco al frigo para que se endurezca un poco y al poner un bizcocho encima del otro, no lo aplaste.

La crema de queso hay que conservarla en el frigo. Así que si vais a tardar en comer la tarta o hacéis la crema pero no la echáis hasta última hora, la guardáis en la nevera. Eso sí, la tenéis que sacar un rato antes de comer para que esté a temperatura ambiente (o para echarla en la tarta si no lo habéis hecho antes).

Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.

Y por cierto, si os apetece que ponga una receta en concreto por aquí, me podéis mandar sugerencias. Que lo mismo lo que me pedís no sé hacerlo pero lo intentaremos aunque sea ;). O incluso si tenéis alguna receta propia que me queráis contar, la podemos probar (por supuesto, diría que es vuestra, faltaría más!)

Un beso











viernes, 2 de junio de 2017

POTAGE PARMENTIER O SOPA DE PATATA Y PUERRO

Hola a tod@s!

La verdad es que, con el día que ha hecho hoy, la receta que os traigo no pega nada. Pero ya la tenía pensada hace unos días y, sinceramente, a mí no me importa mucho comer caliente aunque haga calor, así que la he hecho igual. Admito que la he puesto un poco templadita, no en plan caldero del infierno (tampoco era plan de ponerse a sudar…).

Desde hace un tiempo tengo en mi “poder” el libro de Julia Child, “El arte de la cocina francesa”, que es uno de los libros básicos de cocina. Al menos para mí. Después de mirarlo y medio leerlo varias veces, me he decidido a empezar con sus recetas. Hoy he hecho la primera. Muy sencilla, pero me ha parecido muy rica. Así que os la cuento.

Es Potage Parmentier. 



Por cierto, ¿habéis visto la peli de “Julie & Julia”? Trata de una chica que decide hacer todas las recetas del libro de Julia en un año y contarlas en un blog. Tanto como eso no voy a hacer, pero voy a empezar poco a poco a hacer las que considere más sencillas del libro, igual algunas adaptándolas a mis gustos o a ingredientes que tenga más a mano… Porque no todo en la vida son dulces!!!

Bueno, como os decía, la de hoy es Potage Parmentier. Es una sopa o crema muy sencilla que seguro que algunos ya hacéis en casa, y simplemente la llamáis crema de puerro y patata, jaja, pero oye, siempre se puede aprender algo nuevo. Digamos, también, que es parecido a una vichyssoise pero calentita.

INGREDIENTES (para 2 personas)
  • 1 litro de agua
  • 2 patatas grandes
  • 2 puerros
  • ½ cucharada de sal
  • 3 cucharadas de nata de montar
  • Perejil
Las cantidades no son exactamente iguales a como aparecen en el libro.



Cortamos la verdura en trocitos no muy grandes y la ponemos al fuego en el litro de agua durante unos 45 minutos o hasta que esté tierna. Yo lo he puesto a fuego medio-alto.

Cuando pasa este tiempo hay que triturar la patata y el puerro. Yo lo he hecho como dice el libro, con un pasapuré, pero lo podéis hacer con un tenedor (si queréis que quede más gordo) o con una batidora (si queréis que quede más fino). Con el pasapuré queda una textura bastante rica.

Revolvemos bien para que se integre bien con el líquido.

En mi caso, lo he comido justo después de hacerlo, así que simplemente le he echado las cucharadas de nata por encima y un poco de perejil.

Si lo vais a comer más tarde, dejáis que repose y, justo antes de comerlo, lo calentáis un poco y ya fuera del fuego, le echáis la nata y el perejil. Podéis echar cucharada y media de nata por persona y plato. Perejil al gusto.

En la receta original pone que el puerro se puede cambiar por cebolla y la nata por mantequilla. No sé qué tal quedará pero, tal y como la he hecho yo, queda de rechupete. 



Espero que os haya gustado!!! No me diréis que no  ha sido súper fácil!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso
Ane




jueves, 25 de mayo de 2017

COQUITOS

Hola otra vez a tod@s!

Esta semana nos vemos dos veces. Estoy que lo tiro, jajaja!!

Bueno, mi idea es hacer, por lo menos, una receta a la semana para el blog, pero si las cosas van bien y me da tiempo, os pondré más de una, como se ha dado el caso esta semana.

La que os traigo hoy es dulce y es fácil no, lo siguiente.

Desde el principio os he comentado que en este blog os voy a intentar poner siempre, dentro de lo que cabe, recetas fáciles, que pueda hacer todo el mundo y con ingredientes sencillos de encontrar. Puede que, alguna vez, haya alguna más rebuscada pero, en general, intento encontrar y hacer cosas sencillas pero no por eso menos ricas.

Bueno, hoy lo que vamos a hacer son coquitos. Dentro de las recetas de coquitos, la que os voy a contar es de las más sencillas ya que sólo lleva 3 ingredientes. Luego hay mil recetas de coquitos con más ingredientes pero hoy vamos a hacer una de las más básicas.


INGREDIENTES (a mí me han salido 14 unidades)
  • 150 g de coco rallado
  • 100 g de azúcar
  • 1 huevo 
Precalentamos el horno a 180°.

Tenemos que echar en un bol el coco y el azúcar y revolvemos para que esté bien mezclado. Batimos el huevo y lo echamos y removemos poco a poco hasta que esté todo bien integrado.

Con la masa tenemos que ir haciendo bolitas. La forma es un poco al gusto. Pueden ser redondas o como una especie de cono…

Cuando estén todos hechos, los ponemos en una bandeja de horno con el papel correspondiente y los metemos unos 15 minutos. Sacamos, dejamos enfriar y a comer!!


Espero que os haya gustado!!!

Tengo una tercera foto de los coquitos en la que se ven por dentro. Os la dejo por aquí también.



Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.


Un beso

miércoles, 24 de mayo de 2017

FALAFEL CON SALSA DE YOGUR

Hola a todos!

Me he animado esta semana a hacer una receta antes de tiempo, o sea, antes de lo que normalmente os suelo escribir.

Es un plato que quería hacer hace tiempo y hoy (martes) lo hemos hecho para comer. Y he pensado en ponérosla en el blog porque es bastante fácil y queda rica aunque como lleva varias especias la podéis variar un poco al gusto, según lo que os guste, más o menos.

La receta de hoy es falafel con salsa de yogur. No es que haya comido muchas veces falafel pero es un plato que cuando lo he probado, ya me ha gustado!


El falafel es una croqueta de garbanzos o haba y se originó en algún lugar del subcontinente indio. Actualmente se come en India, Pakistán y Oriente Medio y, en los últimos años, se ha dado a conocer en Occidente gracias a los restaurantes especializados en comida oriental y vegetariana. Tradicionalmente se sirve con salsa de yogur o de tahina, bien en sándwich de pan de pita, bien como entrada (Wikipedia)

Es una receta muy fácil, ya veréis! Lo único que llena bastante, así que tenedlo en cuenta. Para hacer esta receta me he inspirado en el canal de Youtube “Cocina para todos”. Es un canal que he descubierto hace no mucho y la verdad es que está genial!

INGREDIENTES (con estas cantidades salen unas 18 unidades, depende un poco del tamaño que las hagáis):

Para el falafel:
  • 250 g de garbanzos
  • 250 ml de agua 
  • ¾ de una cebolla
  • Un puñado de perejil
  • Comino
  • Cayena
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Levadura química tipo Royal
  • Pan rallado
Para la salsa de yogur:
  • 1 yogur natural sin azúcar
  • Zumo de medio limón
  • Medio ajo
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite
Lo primero que debemos hacer es dejar los garbanzos en agua desde la noche anterior.

Al día siguiente, metemos en la batidora los garbanzos, el agua, el perejil picado y la cebolla picada en trocitos. Y batimos. Yo he usado una batidora normal y corriente. No es muy grande, es la normal de toda la vida. Así que lo tenido que hacer en dos tandas y luego la mezcla la he echado en una cazuela para acabar de triturarlo allí.

Cuando está todo bien mezclado, vamos echando todas las especias. No os digo cantidades porque es un poco al gusto. Yo creo que habré echado como media cucharadita de cada una. De levadura he echado una cucharadita.

Por ultimo quedaría el pan rallado. Hay que ir echando poco a poco y vamos removiendo hasta que consigamos una textura que nos permita hacer bolas para luego freír. Yo he echado unas 10-12 cucharadas en total.

Mezclamos bien y metemos al frigorífico un rato. Yo lo he tenido una hora más o menos.



Mientras se enfría podemos ir haciendo la salsa de yogur.

Para ello, sólo tenemos que echar en un bol un yogur natural sin azúcar, el zumo de medio limón, medio ajo picado muy finamente (podéis echar menos si no queréis que sepa mucho a ajo), pimienta negra y sal al gusto y un chorrito de aceite de oliva. Mezclamos bien. Y listo.

Sacamos la masa del falafel y hacemos una especie de croquetas con ella. Podemos hacerlas redondas, o aplastarlas un poco tipo hamburguesitas. El tamaño, también un poco como queráis. Yo las he hecho un poco más grandes que unas croquetas.

Freímos en abundante aceite y ya tenemos nuestro falafel con salsa de yogur.

Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki.

Un beso



jueves, 18 de mayo de 2017

ECLAIRS RELLENOS DE NATA

Hola a tod@s!

Ya estoy aquí como (casi) cada jueves. O viernes, porque la mayoría lo veis el viernes, que es cuando lo pongo en redes sociales o cuando os llega por mail a los que estáis suscritos. Pero yo lo escribo los jueves.

Hoy os traigo la receta que la semana pasada me salió mal. He estado buscando para hacer la misma en otros libros, blogs, etc., y parece que la he encontrado. Quizá haya otra mejor pero, de momento, os cuento esta y en el futuro ya veremos.

Son eclairs. En este caso, rellenos de nata.


Alguno ahora mismo estará diciendo: “ecl….qué???”

Se llaman eclairs porque, en teoría, tienen su origen en Francia, pero aquí se los conoce también como relámpagos, petisús, pepitos, etc.

Se hace con la misma masa con la que se hacen los profiteroles, sólo que estos son redondos y los eclairs alargados. Y podéis rellenarlos de lo que queráis: nata, crema, chocolate, frutas, algo salado…

Para rellenarlos, podéis bien hacerles un agujerito y meterles el relleno (más difícil) o bien, como he hecho yo esta vez, cortar por el medio y rellenar.

La receta de los eclairs la he sacado del libro “Recetas de fiesta” del libro de Webos Fritos (ya os he hablado de este blog alguna vez). La nata, las cantidades, la he hecho un poco a ojo.

INGREDIENTES (a mi me han salido 14):

Eclairs:
  • 65 g de agua (en esta receta viene en gramos)
  • 65 g de leche entera (en esta receta viene en gramos)
  • 65 g de mantequilla sin sal
  • 2 huevos tamaño L
  • 70 g de harina
  • 2 g de sal (o un par de pizquitas, que igual el peso ni os pesa los 2 gramos)
Nata (un poco al gusto, vais probando si queréis más o menos azúcar):
  • 475 ml de nata de montar 35% M.G.
  • 5 cucharadas de azúcar glacé

Precalentamos el horno a 180°.

Por un lado, echamos en un cazo el agua, la leche, la sal y la mantequilla a temperatura ambiente y lo vamos calentando, poco a poco, para que se deshaga la mantequilla bien. Después tenemos que dejar que llegue a hervir. Cuando esto ocurra, lo quitamos del fuego y echamos toda la harina que previamente hemos tamizado.

Mezclamos todo bien con una espátula de silicona. Cuando esté bien mezclado, lo volvemos a poner al fuego (fuego medio) y lo dejamos allí hasta que, al moverlo, veamos que en la parte de abajo del cazo u olla se hace como una película…. Lo movemos unas 2 o 3 veces más (se seguirá formando esta película todo el rato, por eso lo seguimos moviendo) y lo sacamos a un bol. Dejamos reposar unos minutos.

Batimos los huevos y los vamos echando poco a poco a la masa. Removemos bien con la espátula de silicona. No echamos todos los huevos a la vez. Lo hacemos poco a poco y vamos removiendo hasta que quede bien integrado. Cuando esté todo, lo dejamos reposar con un papel film cubriéndolo unos minutos otra vez, para que se enfríe un poco.

Ahora necesitaremos una manga pastelera y una boquilla rizada, que podéis conseguir aquí y aquí.

Metemos la masa en la manga con la boquilla y tenemos que hacer como churretes de unos 10-12 cm (esto un poco al gusto, como queráis que sean de grandes o de pequeños) encima de la bandeja de horno a la que le hemos puesto el papel de horno correspondiente.

Lo metemos al horno primero unos 15 minutos a 180º y seguido otros 15 minutos a unos 160º, más o menos.

Sacamos y los dejamos sobre la rejilla. Yo he hecho dos tandas, porque no se deben poner muy muy juntos en la bandeja.

Para la nata, simplemente he montado los 475 ml de nata de montar y, cuando he visto que ya estaba bien montada, he echado el azúcar glacé poco a poco.

Para la presentación he abierto con un cuchillo de sierra los eclairs y he echado la nata con una manga pastelera y otra boquilla rizada y por encima he echado un poco de azúcar glacé a cada uno.


Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso







jueves, 11 de mayo de 2017

ENDIVIAS RELLENAS

Hola a tod@s!

Tenía una receta estupendísima pensada para esta semana. Pero ha sido un rotundo fracaso, así que no os la puedo contar. Y eso que no era la primera vez que la hacía, pero oye, no sé muy bien por qué, hoy me ha quedado fatal. Investigaré cómo solucionar mis problemas con ella y a ver si os la puedo poner por aquí.

Así que eso, esta mañana, después de mi fracaso absoluto, he pensado otra receta muy facilita, que ha sido la que he hecho hoy para comer. En este caso no es un postre. Podéis ponerla como primer plato. O entrante. O plato único. Depende de lo que os guste, de la cantidad que pongáis…cada uno lo que queráis.

Como os digo, es muy muy fácil y son endivias rellenas.


INGREDIENTES:
  • 8 hojas de endivias grandes
Para el relleno:
  • 4 hojas más de endivias para picar
  • 200 g de queso crema
  • 3 lonchas de pavo o taquitos de pavo
  • 3 lonchas de jamón serrano o taquitos
  • Un puñado de nueces
  • Sal
  • Pimienta negra
Para la vinagreta:
  • Aceite
  • Sal
  • Vinagre
  • Nueces
  • ½ cucharadita de mostaza de Dijon

El plato es muy sencillo. Lo único es que, en algunos ingredientes, no os pongo cantidad porque es un poco al gusto. De hecho, de casi todo podéis echar más o menos y vais probando. Podéis echar más pavo o más nueces o lo que queráis.

Lo primero, lavamos las endivias y las dejamos preparadas en un plato.

Para la crema, he mezclado unos 200 g de queso crema con el pavo y el jamón cortado en trocitos. Yo he usado lonchas porque es lo que tenía en casa. Si tenéis que comprar, podéis usar taquitos también.

He picado unas 4 hojas de endivias y un puñado majo de nueces y lo he echado a la mezcla. Por último, he añadido sal y pimienta negra.

Para la vinagreta he mezclado aceite de oliva virgen extra con vinagre de manzana, sal, otro puñadito de nueces picadas y media cucharadita de mostaza de Dijon.

Y, por último, sólo nos quedaría montar las endivias. Yo he puesto un poco de relleno encima de cada hoja y con la vinagreta por encima. 


Parece un plato ligero pero la verdad es que llena y os tiene que gustar el queso crema porque casi es el ingrediente principal. A mí es que me chifla…

Realmente no es una receta receta ya que no tiene mucha elaboración, pero bueno, es una idea más para hacer de vez en cuando en casa.

Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso

viernes, 5 de mayo de 2017

BRAZO DE GITANO SENCILLO

Buenas a todos!

Qué tal os ha ido esta semana?

Ya mayo! Cómo pasan los meses! A ver si se nota y empieza a hacer mejor tiempo y se puede hacer más planes los fines de semana…

Esta semana os traigo una receta que nunca había hecho. Así que, sabiendo que es nueva también para mí, he hecho la versión más sencilla que se me ha ocurrido. Más adelante se puede volver a hacer con otros sabores o decorada de otra manera…

Es un brazo de gitano! Vamos, que receta moderna moderna como que no es, jaja!


Pero bueno, hay que aprender a hacer de todo. Los postres de toda la vida y los más modernos.

En esta ocasión la he hecho con un bizcocho básico y rellena de un ganache de chocolate.

Ya veréis que es muy fácil. Lo más difícil de la receta de hoy es el momento de enrollarla.

Según Wikipedia, el brazo de gitano es un pastel relleno que se arrolla en forma de cilindro. Se elabora con una masa genovesa cubierta de una mermelada o crema (nata, moca, chocolate) y luego enrollada. Puede estar decorado con una cobertura de azúcar glacé, chocolate, glaseado, merengue o nata, entre otros.

Si os metéis a investigar un poco, veréis que se hace en muchos países y que el origen tampoco está muy claro.

La receta del bizcocho yo la he sacado de uno de mis múltiples libros de Alma Obregón. El ganache, las cantidades, las he hecho un poco a ojo, pero creo que ha quedado bien.

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:
  • 4 huevos tamaño L
  • 100 g de azúcar + 2 cucharadas más
  • 100 g de harina
  • 7 g de levadura ( como medio sobre de levadura Royal)
  • un poco de azúcar glacé
Para el ganache:
  • 200 ml de nata de montar 35% MG
  • 175 g de chocolate negro

Precalentamos el horno a 180°.

Separamos las yemas de las claras. Por un lado, tenemos que batir las yemas con las dos cucharadas de azúcar hasta que estén claritas y reservamos. Por otro lado, tenemos que montar las claras a punto de nieve.

Cuando las claras ya estén montadas, vamos echando los 100 g de azúcar poco a poco mientras seguimos batiendo.

Cuando esté todo bien mezclado y las claras bien montadas, añadimos la mezcla de las yemas y lo mezclamos con una espátula de silicona, poco a poco, procurando que las claras no se bajen.

Cuando esto último ya esté, añadimos la harina junto con la levadura, que previamente hemos tamizado. También lo añadimos con la espátula de silicona con movimientos suaves y envolventes para que las claras no se bajen.

Engrasasamos la bandeja del horno, ponemos encima papel de horno y echamos la mezcla. Os quedará muy finita. De eso se trata. Metemos al horno y lo dejamos unos 10 minutos.

Cuando lo saquemos, con una espátula, separamos las esquinas.

Tenemos que tener preparado otro papel de horno cubierto de azúcar glacé. Volcamos nuestra plancha de bizcocho sobre este papel y quitamos el papel que le cubre (el que estaba en el horno). Hacemos un rollo con el bizcocho y el papel sobre el que lo hemos volcado y lo dejamos así hasta que enfríe.


Mientras tanto preparamos el ganache. Ponemos la nata en un cazo hasta que hierva. En otro cazo o bol, echamos el chocolate troceado. Cuando la nata hierva, la quitamos del fuego y la echamos encima del chocolate y removemos hasta que se deshaga. Cuando esto ocurra, lo cubrimos con papel film hasta que se enfríe.

Cuando ambas cosas estén frías, desenrollamos el bizcocho, echamos el chocolate y lo extendemos bien y, con cuidado, volvemos a enrollarlo, ya sin ningún papel.

Y ya está! Podemos echar un poquito más de azúcar glacé por encima o decorar con alguna fruta. Como la crema tiene nata, si no es para comer en el día, yo lo guardo en la nevera. Eso sí, luego habría que sacarlo un rato antes para que esté a temperatura ambiente. Si no, se queda duro.

Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso





viernes, 28 de abril de 2017

CUCURUCHOS DE YOGUR Y FRUTA

Hola a todos!!!

Como ya os comenté en el post anterior, estamos intentando hacer en casa recetas más saludables en general, aunque sin cortarnos cuando hay que darse un capricho. O los fines de semana, que nos lo tomamos con más relax.

De momento, hemos cambiado nuestros hábitos de desayuno y ahora comemos todas las mañanas algo de lácteo, cereal y fruta. Y luego, para la comida y cena, un poco de todo, pero añadiendo un poquito más de ensaladas, verduras, hortalizas, etc.

La receta que os traigo hoy no la puedo llamar ni receta de lo fácil que es. Diría que es una idea de postre sin más.


Compré hace tiempo unos conos metálicos que sirven para hacer cucuruchos con hojaldre o con algún otro tipo de masa. Así que, como quería usarlos ya, pensé en una receta en la que pudiera utilizarlos.

Los cucuruchos tenía claro que los iba a hacer de hojaldre, que quedan chulos.

Para el relleno, lo primero que pensé fue en hacer una crema pastelera. A mí, lo siento, lo siento, pero no me gusta la crema. La hago si hace falta pero no me gusta. Así que pensé en rellenarlos de algo con chocolate. Peeeero, como estamos con el momento este tan saludable, al final los he rellenado de yogur y frutas.

Así que la idea es tan fácil como os voy a contar ahora.

INGREDIENTES (a mi me han salido 7 cucuruchos):
  • 1 plancha de hojaldre
  • Yogur (yo he usado natural desnatado, pero podéis usar el que queráis)
  • Fruta (también podéis usar la que más os guste)
  • 1 huevo
  • Azúcar glacé

Precalentamos el horno a 200°.

Amasamos con el rodillo un poco la plancha de hojaldre para que quede más finita. La mía era redonda, así que la he cortado un poquito a cada lado para que quede un poco más cuadrada. Dividimos la masa en tiras de unos 4 cm de ancho, más o menos.

Ponemos la punta del cono metálico en uno de los extremos de la tira de hojaldre y vamos girándolo para que el hojaldre quede enrollado alrededor y tenga la forma de cono.

Pintamos cada cono con huevo batido y los metemos al horno unos 12 minutos más o menos.

Los sacamos, dejamos reposar un poco para que no estén tan calientes y quitamos el cono metálico.

Los conos, por cierto, los he comprado en una ferretería. En cualquiera que sea un poco grande y tenga artilugios de cocina seguro que encontráis. O por internet, claro.

Y después, simplemente echamos un poco de yogur, unos taquitos de frutas, otro poco de yogur, y otro poco de frutas. Y listo. Como os comentaba en los ingredientes, el yogur y la fruta puede ser el que más os apetezca.


En mis fotos veréis que no les he echado muchísimo yogur pero era solo por la foto, para que no se me desparramara. Se lo podéis echar hasta arriba y presentarlo, por ejemplo, en vertical, metidos en un vasito.

Es súper fácil, no es tan empalagoso como si fuera de crema o chocolate y, además, es tan fácil que lo podéis hacer con vuestros peques (los que tengáis).

Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso






viernes, 21 de abril de 2017

GALLETAS DE AVENA

Hola a todos!

Hacía tiempo que no escribía en el blog pero entre otitis, fiebres y demás de la peque y luego Semana Santa, no ha habido manera de encontrar tiempo para hacer recetas en condiciones.

Si me seguís en las RRSS, sobre todo en Instagram, que es donde cuelgo más fotos, sabréis que hemos estado unos días en Galicia. Hemos estado en las Rias Baixas, haciendo excursioncillas a unos cuantos sitios. Teníamos el apartamento en Sanxenxo pero cada día nos hemos ido moviendo: Pontevedra, Santiago, A Coruña, Combarro, Baiona, O Grove, La Toja... También habréis visto lo bien que hemos comido. La idea era volver con las pilas cargadas, cambiar un poco de aires y retomar el blog y las recetas con más ganas.

Además de las recetas que seguiré poniendo en el blog, hemos empezado en casa también a hacer una rutina de desayunos saludables. Esto me está costando un poco más porque no soy yo mucho de desayunar frutas y cosas así. Vamos, que yo soy de colacao/café y galletas o el dulce que haya por casa. Pero vamos a intentar hacer desayunos un poco más completos con lácteos, cereales, fruta, etc. De momento, no soy muy experta en ello, pero cuando pase un tiempo y vea como me va, igual os hago algún post de desayunos. Podéis ir viendo los diferentes desayunos en Instagram o Facebook.

También vamos a intentar comer y cenar más saludablemente, por lo menos entre semana. Que ya sabemos que el fin de semana nos permitimos comer cosas de vez en cuando no tan “sanas” y que tampoco pasa nada por darnos esos lujos de vez en cuando.

Y con saludables tampoco me refiero a comer lechuga todo el día, pero sí a comer variado y probar recetas nuevas con buenos ingredientes.

Tengo una receta salada preparada ya más o menos para el blog, pero hoy os traigo, de nuevo, una receta dulce a la vez que sana.

Galletas de avena!!! Después de buscar entre muchas recetas de galletas de avena en internet, me he decidido a hacer esta de la web de María Lunarillos (he variado algo pero muy poco). No sé cómo estarán las demás (ya probaré a hacer otra variando ingredientes y demás), pero esta os aseguro que están de muerte ( o a mí me lo parece!)

GALLETAS DE AVENA
  • 215 g mantequilla sin sal
  • 140 g de azúcar glacé
  • 1 pizca de sal
  • 1 huevo tamaño L
  • 3/4 de cucharadita de vainilla
  • 200 g de harina 
  • 200 g de copos de avena
La receta es super fácil. Vamos precalentando el horno a 160°.

Por un lado, vamos amasando la mantequilla, que debe estar blandita. Después le añadimos el azúcar glacé. Mezclamos bien y, mientras seguimos batiendo, echamos el huevo y la vainilla. Echamos la pizquita de sal.

Cuando está bien mezclado, incorporamos la harina y después la avena. Se trata de mezclar bien antes de echar el siguiente ingrediente, nada más.



Yo lo he hecho con la batidora-amasadora y lo he acabado a mano, que es más fácil. Podéis hacerlo con una batidora normal y acabar a mano o hacerlo todo a mano. Cada uno como le venga mejor.

Ponemos papel de horno sobre la bandeja de horno. Tenemos que hacer bolitas con la masa y extenderlas un poco con los dedos sobre el papel, dándole la forma que queráis, redonda, más ovalada…

Las mías las he hecho de un tamaño majo y me han salido 27 galletas.

Metemos al horno unos 15 minutos. Se nota que están hechas porque los bordes se empiezan a poner un poco más doraditos.

Tendréis que hacer más de una tanda en función del tamaño del horno. Yo he hecho 3.

Las sacamos, las dejamos reposar en la propia bandeja 5 minutitos y las ponemos en un plato.

Y a comer galletas!!!!!!


Espero que os haya gustado!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso!

miércoles, 29 de marzo de 2017

PAN DE PLÁTANO CON PEPITAS DE CHOCOLATE

Hola a tod@s!

Aquí estamos de nuevo con una receta riquísima. La semana pasada, al final, no pude publicar nada. Empecé la semana con un par de ideas sobre recetas que quería hacer pero al final, por circunstancias de la vida, sólo me dio tiempo a hacer una y no me salió todo lo bien que quería. Así que decidí no publicar nada. Los que me seguís por Facebook ya visteis una foto de uno de los donuts que hice. Tenían una pinta bastante decente y se podían comer pero no sabían a donut donut como deberían saber. Así que seguiré intentándolo hasta encontrar una receta mejor.

Esta semana os traigo algo que a mí me encanta y espero que a vosotros también. Pan de plátano con pepitas de chocolate. Mmmmmm…está que te mueres!!!!!


Ya la había hecho hace algún tiempo y me encantó. Y, sinceramente, pensé que esta semana tenía que hacer algo que ya hubiera hecho alguna vez en la vida en vez de ponerme a innovar. Si no, me veía dos semanas seguidas sin publicar y no era plan.

La receta la encontré hace años en un blog que se llama Gastroandalusí y he repetido porque recordaba lo rico que había quedado la otra vez.

No os puedo contar el origen exacto de esta receta porque es un poco incierto pero es muy popular en Estados Unidos. Se sabe que el pan de plátano aparece en un libro de 1933 que se llama “El recetario de cocina de Pillsbury” y, a partir de entonces, como es una receta muy sencilla, se hizo muy popular en todos los hogares, tanto de EE.UU. como del resto del mundo.

Según la Wikipedia, el pan de plátano es un tipo de pan elaborado con la pulpa del fruto del plátano y fermentado, por regla general, con levadura química (en lugar de levaduras naturales de panificación). No obstante, hay recetas que se elaboran con levaduras naturales, tal y como se hacen con los panes tradicionales. El pan de banana es considerado un "pan rápido" (quick bread) y su elaboración ha de ser tal que su masa debe quedar húmeda para ser considerado de calidad.
INGREDIENTES:
  • 3 plátanos (que no estén muy duros)
  • 2 huevos tamaño L
  • 80 g de mantequilla sin sal
  • 100 g de azúcar moreno
  • 220 g de harina de trigo
  • 1 cucharada de levadura química (unos 15 g de levadura)
  • 1 cucharadita y media de aroma de vainilla 
  • 100 g de pepitas de chocolate (yo he usado chocolate negro, pero podéis echar chocolate con leche)
  • Una pizca de sal

Precalentamos el horno a 180°.

Tamizamos la harina con la levadura y la sal y reservamos.

Mezclamos la mantequilla, que debe estar blandita, con el azúcar moreno. Cuando esté bien mezclado, añadimos los dos huevos y seguimos removiendo.

Después vamos añadiendo, poco a poco, la mezcla de la harina, levadura y sal.

Añadimos la vainilla y volvemos a remover.

Partimos los 3 plátanos y los aplastamos con un tenedor y, cuando tengan la textura de un puré, los echamos a la mezcla y removemos bien.

Por último, echamos las pepitas de chocolate y mezclamos. Yo he usado chocolate negro pero podéis usar otro chocolate e incluso se le puede echar nueces o pasas o lo que os apetezca.

Echamos la mezcla al molde. En este caso he usado un molde tipo plum cake como este. Además le he echado el spray desmoldante como hago siempre y también le he puesto un tira de papel de horno a lo largo del molde (más largo que el molde para que sobresalga por arriba) para que luego se pueda tirar de él y sea más fácil desmoldar. El spray lo he echado antes de poner la tira de papel y, después de poner la tira, un poquito más por encima.

Metemos al horno. Yo lo he tenido unos 50 minutos pero vais echando un ojo. Cuando pinchéis y el palillo o lo que uséis salga limpio, ya está.

Como es una receta que no tiene mayor complicación podéis hacerla a mano tranquilamente mezclando con una varilla.


Espero que os haya gustado!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso!!




jueves, 16 de marzo de 2017

GALLETAS DE MANTEQUILLA

Hola a tod@s!!!

Esta semana pensaba traeros dos recetas. Y en mi casa he hecho las dos recetas, pero la primera no me quedó todo lo bien que debería, así que la intentaré mejorar y ya os la pondré en el blog. Si me seguís por las redes sociales, sabréis que me refiero a las tejas. A ver, que no estaban mal, pero se pueden mejorar. Tengo que volver a probar con algún cambio en las cantidades y ya os contaré.

La que sí que os traigo es esta: galletas de mantequilla!!!


¿Os acordáis de la caja azul metálica de las galletas danesas? Yo recuerdo tener en casa esa caja cuando era pequeña (la verdad que hace mucho que no las como) y cuando hoy he probado las galletas de mantequilla me han recordado a ellas. No son exactamente igual pero saben parecido.

Son súper fáciles de hacer y con ingredientes muy sencillos. En este caso, el aroma que se les echa es el de vainilla, pero podríais cambiarlo y echar otro sabor que os guste más: ralladura de naranja, de limón, canela, otros aromas… Lo que os guste.

INGREDIENTES:
  • 500 g de harina
  • 250 g de mantequilla sin sal
  • 250 g de azúcar
  • 2 cucharaditas de vainilla (yo he usado el aroma de vainilla Vahiné que uso muchas veces)
  • 1 huevo tamaño L
Es bastante cantidad a la hora de amasar. Es decir, que en una batidora normalita os va a resultar difícil. Si tenéis más grande como yo, genial. Si no, también se puede hacer a mano en un bol grande. O también podéis hacer la primera parte de los ingredientes en la batidora de varillas normal y, cuando llega el momento de añadir la harina, pasarlo a un bol grande o, si podéis, en vuestra encimera directamente (yo no puedo porque la mía es de madera), etc. Eso como vosotros veáis.
Con estas cantidades a mi me han salido unas 50 galletas ( ya veis que tampoco son muy grandes), aunque podrían haber salido más si hubiera usado los restos de masa que quedan cuando vas cortando con el cortador.


La receta en sí es tan sencilla como esto. Tamizamos la harina y reservamos. Echamos la mantequilla en trocitos no muy duros junto con el azúcar y amasamos hasta que esté todo bien incorporado. Después añadimos el huevo y las dos cucharaditas de vainilla y volvemos a mezclar. A esta mezcla hay que ir añadiendo la harina que previamente hemos tamizado, poco a poco. Vamos amasando y vemos que la mezcla se hace mucho más densa. Por eso, esta última parte, si la tenéis que hacer a mano, tampoco es tan complicada. Pero si tenéis amasadora os ahorra un rato de trabajo.

Cuando ya esté, tenéis que extender la masa hasta que quede más o menos fina (el grosor de una galleta) y meterla al frigo hasta que esté fría y un poco durita (yo la he tenido como una hora). La masa la podéis extender encima de un papel de horno con el rodillo. Como es bastante masa, podéis dividirla y amasar por partes y ponerla en diferentes bandejas en el frigorífico.


Cuando ya la tenemos refrigerada, la tenemos que cortar con un cortador. Yo he usado uno redondo normalito, no muy grande, pero hay de mil formas, la que más os guste.

Después volvemos a refrigerar las galletas un ratito más corto, como unos 20-30 minutos y vamos precalentando el horno a 180°. Las sacamos del frigo y las metemos al horno unos 10-12 minutos. Estad atentos a los bordes de las galletas que se van a ir dorando. Los minutos también varían un poco en relación a si las queréis más blanquitas o menos, pero de 10 a 12 minutos está bien.

Al sacarlas, las dejáis que se enfríen en la bandeja y luego ya las pasáis a una fuente.

Por último, a algunas las he bañado en chocolate negro, para darles otro toque!!!


Espero que os hayan gustado!!! Aprovechad el finde para hacerlas!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso





viernes, 10 de marzo de 2017

PANNA COTTA DE DULCE DE LECHE

Hola a tod@s!!!

Uuuufff!!! Esta semana casi no llego para escribiros el post.

Tenía pensada la receta ya hace días y la verdad es que es super rápida de hacer. Pero, entre una cosa y otra, nos hemos plantado en el viernes y la entrada sin hacer.

Hoy os traigo una panna cotta de dulce de leche. Bueno, una no, varias, porque este postre también es para hacer en raciones individuales. 



Según la Wikipedia, “la panna cotta (en italiano literalmente ‘nata cocida’) es un postre típico de la región italiana del Piamonte, elaborado a partir de crema de leche, azúcar y gelatificantes, que se suele adornar con mermeladas de frutas rojas. Recuerda al flan, pero su sabor es más lácteo y tiene una textura más parecida a la de la gelatina que a la del flan

Ya la había hecho anteriormente. Es una receta de las que aprendimos en el curso online de Alma Obregón, lo que pasa es que la otra vez la hice de chocolate. Esta vez he usado dulce de leche, por tres razones: porque tenía un bote en casa que había usado en recetas anteriores y hay que aprovechar, porque en uno de los últimos libros de Alma (“Un año de dulces”) ella usa ese sabor y me dio la idea, y la última pero no menos importante, porque está buenísimo!

No sé si alguien no ha probado nunca el dulce de leche pero sabe como los caramelos de tofe de toda la vida, para que os hagáis idea (o así me sabe a mí).

INGREDIENTES:
  • 200 ml de leche entera
  • 300 ml de nata para montar 35% M.G.
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Unos 6 gramos de gelatina, que en mi caso han sido 3 hojas y media (supongo que en función del tamaño de las hojas, igual son más o menos, aunque son casi todas parecidas)
  • 3 cucharadas de dulce de leche (yo lo compro en tiendas de repostería, bien físicas, bien por internet, podéis encontrar aquí)

La receta es tan sencilla como esto.

Por un lado metéis en un cuenco con agua fría las hojas de gelatina y las dejáis allí para que se hidraten.

Y por otro lado, echáis todos los demás ingredientes en un cazo y los ponéis al fuego. Vamos removiendo para que se vaya deshaciendo e integrando todo. No tarda mucho pero tenemos que remover. La mezcla debe llegar a unos 50°. Aquí surge el único problema de la receta. Necesitáis un termómetro de cocina para poder medir la temperatura de la mezcla.

Os cuento mi experiencia. Yo tengo uno y al hacer esta receta, iba a usarlo pero se quedó sin pilas (cosas que pasan…) así que cuando lo metía para medir los grados se me apagaba. Creo que llegué a ver que estaba más caliente de lo que debía pero como no funcionaba lo hice a ojo. Removí todo hasta que se deshizo todo bien, bajé el fuego al mínimo para que se fuera enfriando un poquito, lo saqué del fuego (siempre removiendo a menudo) y eché la gelatina. La tenéis que escurrir y echar al cazo y remover para que se deshaga.

A mí me ha salido bien pero, si queréis estar seguros, pues nada, a comprar un termómetro de cocina con buenas pilas.

Lo último que queda es echar un poquito de la mezcla en casa vasito o recipiente que vayáis a usar y lo metéis en la nevera unas 4 horas. Y a comer!!!!

Yo, para decorar, he usado, en unos nata montada y, en otros, frambuesas frescas, pero ya sabéis, eso al gusto!!!



Espero que os haya gustado!!! Aprovechad el finde para hacerlos!!!

Recordad que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki, que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso




viernes, 3 de marzo de 2017

MINI CUPCAKES DE CAFÉ Y NUECES

Hola a tod@s!!!

Pues ya estamos a viernes! Cómo pasa de rápido la semana… Seguro que ya estaréis agotados y deseando que llegue el fin de semana para descansar, salir por ahí o lo que vayáis a hacer.

Y que mejor para empezar el viernes que con un cafecito, verdad??? Pues casi!!!! Como no os puedo invitar a un café a todos, os voy a contar la receta para hacer unos mini cupcakes de café y nueces.



Esta receta ya la he hecho anteriormente aunque la hice en forma de tarta. Y también creo que hace tiempo la hice en forma de cupcakes. Pero es que los mini me encantan. Y yo creo que, en general, todo el mundo los prefiere: son más fáciles de comer, puedes probar varios si los hubiera, etc.

La receta es de uno de los libros de Alma Obregón. Pero ella la hace en forma de tarta y nosotros los vamos a presentar como mini cupcakes. Después de haberlos probado, la magdalena ha quedado con mucho sabor a nuez y la crema con mucho sabor a café. Así que creo que la próxima vez variaré un poco la receta para que queden los sabores más homogéneos.

INGREDIENTES:
  • 175 g de harina
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 175 ml de aceite de oliva suave
  • 3 huevos tamaño L
  • 200 g de azúcar moreno
  • 100 g de nueces picadas ( y unas pocas más para decorar)
  • 2 cucharadas de café soluble disueltas en 4 cucharadas de agua caliente (yo he usado café descafeinado porque es el que tenía en casa, así que el sueño, lo siento, no os lo voy a quitar)
La receta es súper fácil. Empezamos precalentando el horno a 180°.

Tamizamos la harina junto con la levadura.

Por otro lado, vamos batiendo el aceite, los huevos y el azúcar. Cuando esto está bien integrado, añadimos la mezcla de la harina y la levadura y mezclamos bien.

Echamos el café que previamente hemos disuelto en el agua caliente. Y por último, las nueces.

Para hacer los mini pastelillos necesitaremos un molde de mini cupcakes que podéis encontrar aquí y cápsulas. Podéis echar un vistazo a éstas.

Llenamos las cápsulas unos 2/3 cada una y metemos al horno unos 12 minutos.



Con estas cantidades a mí me han salido como para unos 50 mini cupcakes. Si no queréis hacer tanto, ya sabéis, a dividir las cantidades.

Ahora vamos a hacer la crema que llevarán por encima. Va a ser una buttercream de mantequilla básica con sabor a café.

INGREDIENTES:
  • 125 g de mantequilla
  • 225 g de azúcar glacé
  • 2 cucharaditas de café soluble diluidas en 1 de agua
Tamizamos el azúcar glacé para que quede más finito y lo mezclamos con la mantequilla, que tiene que estar blandita.

Añadimos el café.

Yo lo que he hecho es echar un poquito encima de cada cupcake. Para ello he utilizado mangas desechables, que ya hemos comentado otras veces,  y un boquilla 2D de Wilton, como ésta.

Y, por último, he puesto un trocito de nuez encima de cada uno.



Espero que os haya gustado!!! Aprovechad el finde para hacerlos!!!

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso



martes, 28 de febrero de 2017

HUMMUS

Buenas a todos!

Que tal lo habéis pasado en Carnavales? Los que me seguís en Instagram, ya habréis visto en mi Instagram Stories que nosotros nos disfrazamos de domadores de circo y la peque de león. Vinieron algunos amigos a casa a merendar, algunos de ellos muy acordes al momento circo (un elefante adulto y un bebé jirafa y otros sin disfrazar). Les hice un par de cosillas para comer de las que os he puesto en el blog, una quiche Lorraine y una trenza de chocolate y el resto, todo picoteo. Y suficiente. Al final la cosa es juntarse unos cuantos y pasarlo bien.

La receta que os traigo hoy a mí me encanta pero es de esas que a alguna gente no le va. De hecho, en mi casa, sólo me la como yo. Mejor para mi!


Es hummus!!!!

No recuerdo la primera vez que probé el hummus. Podría ser una vez que fui con mis amigas hace cientos de miles de años a un restaurante vegetariano que había por aquel entonces en Bilbao la Vieja… O quizá fue en otro momento…. Recuerdo unas vacaciones en Escocia yendo al súper a comprar hummus, que allí era como comprar pan. Y ahora casi todos los supermercados de al lado de casa tienen.

El hummus, básicamente, es una crema de garbanzos cocidos con zumo de limón, que incluye pasta de tahini (semillas de sésamo molidas) y aceite de oliva, que puede llevar además otros ingredientes. Es muy popular a lo largo y ancho de todo Oriente Medio.

En fin, que a mí me gusta mucho y es una receta súper fácil y que queda genial como aperitivo o para picar algo. Aunque yo me lo podría comer entre pan y pan.

INGREDIENTES:
  • 1 bote de garbanzos cocidos (400 g)
  • 2 cucharadas y media de Tahini (yo he comprado el bote en El Corte Inglés)
  • Zumo de medio limón
  • Medio diente de ajo en láminas
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de pimienta negra
  • Dos cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Medio vaso de agua
  • Pimentón dulce


Lo primero que he hecho es lavar los garbanzos debajo del grifo. El agua que viene en el tarro la he tirado.

Cuando ya los has pasado un poco por agua, los echas al vaso de la batidora. Después simplemente tienes que ir añadiendo el resto de los ingredientes excepto el pimentón dulce y batir. También puedes ir echando todo poco a poco, sobre todo el agua, e ir viendo cómo va quedando de consistencia. Puede que te guste más denso o menos. Con los otros ingredientes, lo mismo. De hecho, yo, según iba probando, he echado un poco más de tahini al final y he decidido no echar el diente de ajo entero (que en su momento había valorado) por si quedaba demasiado fuerte

Para mí ha quedado bastante suave y muy rico pero, como todo, para gustos los colores. Podéis añadir más de algo o menos de algo al gusto del consumidor.

Con estas cantidades te sale bastante cantidad. Bueno, ya veis más o menos en las fotos ( lo que se ve es un plato hondo)

Al final del todo, le echas un poco de pimentón dulce por encima y un chorrito de aceite.


Por último, comentaros que cuando empiezas a batir parece que es cemento armado. Hay que ir poco a poco y va saliendo. Yo no he echado todo el agua desde el principio, y sí que me ha costado empezar, pero según vas echando es más fácil. Un poco de paciencia y queda fenomenal.
Y también comentaros que si buscáis en internet, en muchas recetas le echan comino. Yo no lo he puesto. Seguro que si se lo echas estará genial y puede que mejor, pero sin él, queda buenísimo.

Espero que os guste un montón.

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso!

viernes, 24 de febrero de 2017

EL ARANDIA DE JULEN O EL TEMPLO DE LAS ALUBIAS

Hola a todos!

Como todos los años por estas fechas, nos hemos ido de alubiada. Y como este año, además de comer alubias, también tengo un blog, pues os lo cuento. 


Este es el primer post que escribo sobre un restaurante y, aunque ya os adelanto que no voy a decir nada malo porque la comida fue de 10, para próximos posts, recordad que yo sólo doy mi opinión, no soy experta en nada. Me gusta mucho comer, cocinar, aprender, etc., pero no soy experta.

Otros años solíamos ir a La Arboleda, un clásico en el momento alubia. El año pasado nos quedamos en Bilbao porque empieza a haber bebés y a la gente le resultaba más cómodo. Y también por aquello de poder tomarte un vinito sin tener que conducir después. Y este año hemos repetido Bilbao pero hemos sido un poco más exigentes (el año pasado el sitio al que fuimos no nos hizo mucha gracia), así que nos hemos ido a El Arandia de Julen.


A pesar de ser un sitio tan reconocido, he de decir que nunca había ido a comer sus alubias. Y desde luego, pienso volver.

Antes del atracón estuvimos tomando algo fuera del restaurante, en la Plaza de la Encarnación, Atxuri, que es exactamente donde está el restaurante. Y un poquito antes de las 3, allá que entramos.

El comedor es muy agradable, no excesivamente grande, pero nosotros fuimos con 3 carritos y todo el mundo cabía estupendamente. Además de la comida, que ahora os cuento, lo que más me gustó fueron las camareras, que eran especialmente majas. No es que me suela encontrar camareras desagradables pero estas eran más simpáticas de lo habitual. A mí me daba la sensación de estar como en casa.

Antes de las alubias nos sacaron 3 entrantes: champiñones, pastel de cabracho y cecina. A mí los champis fueron lo que más me gustó. Pero todo estaba bueno. Champiñones y cabracho exquisitos. Quizá el único pero, en mi caso, fue el entrante número tres, la cecina, que en sí estaba muy buena pero llevaba por encima un surtido de encurtidos y patatas fritas onduladas. A mí es que la cecina, ella sola, me parece suficientemente rica y lo de encima me sobró un poco. Aun así, estaba buena. Y para gustos, colores. Seguro que a muchos otros les pareció un puntazo acompañarla con eso.




Como detalle, decir que creo, si no me equivoco, que es la primera vez que en un restaurante nos sacan entrantes de tal calibre en un menú de alubiada. Punto diferenciador para ellos.

Y después llegó el momento alubia. Bueno, alubia con sus guindillas, morcilla (cocida y frita), chorizos, tocino, etc. Qué cosa más buena todo!!!! Ya que nos dieron la opción de tener morcilla cocida y frita (estando todas buenas), para mí, la frita….te mueres de buena! Y las alubias, en su punto, ni demasiado caldosas y ni secas. Perfectas.



De postre nos sacaron una especie de crema catalana, crema cuajada creo que la llamaron ellos. No la comí entera. Ya llegué un poco llena. Pero estaba bastante buena.

Después de la comida nos quedamos un rato más a tomar cafés para unos, copas para otros, algunos de las dos. Y nos fuimos de allí contentos, contentos, no sin antes charlar un ratillo con Julen (que hombre más majo!!!)

En cuanto al precio, es un poco más caro que una alubiada normal y corriente, pero claro, es que tienes 3 entrantes que en otros sitios no tienes, y toda la comida es excelente. Y el vino también estaba bastante rico.

Lo de después ya no viene al caso de lo que es propiamente la alubiada pero intentamos ir al Happy River, el bar nuevo que han abierto en Marzana, y no pudimos entrar de la que gente que había (serían las 6 de la tarde), así que nos fuimos al Bar Nervión. De allí fuimos a un par de sitios más, que hay que aprovechar el día que se sale, que últimamente con la peque no son muchos…

Recordaros que me podéis dejar un comentario en esta entrada y me contáis lo que os parezca. Además me podéis seguir en el grupo de Facebook Cookintoki. Que además en el grupo os pongo más cositas aparte de lo del blog. Y también me podéis seguir por Instagram, en el perfil de Cookintoki

Un beso!